IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Qué posturas de Yoga no hacer en el embarazo

Qué posturas de yoga no hacer en el embarazo La práctica de yoga para embarazadas, es muy beneficiosa para mantener la flexibilidad muscular, aliviar molestias y sentirse más tranquila, así como para incrementar la conexión entre la madre  el bebé. Sin … [ leer más ]

Lo más leído

Qué posturas de Yoga no hacer en el embarazo

17 marzo, 2021, en yoga por Daniel Perrone


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Qué posturas de yoga no hacer en el embarazo

La práctica de yoga para embarazadas, es muy beneficiosa para mantener la flexibilidad muscular, aliviar molestias y sentirse más tranquila, así como para incrementar la conexión entre la madre  el bebé. Sin embargo, si deseas practicar yoga prenatal debes preguntarte qué posturas de yoga no hacer en el embarazo.

que posturas de yoga no hacer en el embarazo

  1. Compresión del vientre o posturas boca abajo: cuando nos cuestionamos qué posturas de yoga no hacer en el embarazo, esto es lo más importante a cosiderar, una de las posturas de yoga prohibidas para el primer trimestre de embarazo son las que ejercen presión sobre tu vientre. Recuerda que es el hogar de tu bebé y resultará incómodo y peligroso que lo comprimas, lo flexiones o lo sobrecargues de alguna manera. Por ello, no se recomiendan las posturas de flexión abdominal o aquellas en las que debas recargar parte de tu peso sobre el vientre.
  2. Boca arriba o acostada sobre la espalda: estas asanas están contraindicadas después de culminar el primer trimestre del embarazo, ya que puede agraviar el dolor en la espalda baja en vez de disminuirlo, así como acidez estomacal y elevar la presión arterial. Realizar posturas en esa posición puede ser perjudicial, debido a que la vena cava inferior se comprime, disminuyendo flujo de sangre y oxígeno hacia el corazón y otros órganos.
  3. Invertidas: Esta es otra de las posturas de yoga prohibidas para el primer trimestre de embarazo, ya que podrían ocasionar caídas y poner en riesgo tu embarazo.
  4. Elongación profunda: Las posturas de extensión profunda podrían generar el efecto contrario que buscas al realizar las prácticas. Por ello, te recomendamos observar muy bien las posturas que realizas y evitar aquellas en las que se requiera de mucha elongación, pues pueden generar molestias en la zona baja y lumbar.
  5. Pranayamas: Los pranayamas o ejercicios de respiración profundas no están recomendados, ya que requieren que retengas la respiración durante períodos prolongados. Esto podría debilitar músculos de respiración y suelo pélvico.
  6. Torsiones: muchas posturas del yoga requieren torsiones de diferentes partes del cuerpo, algunas de ellas pueden llevarse a cabo durante el embarazo, pero las torsiones profundas están contraindicadas ya que, pueden comprimir los vasos sanguíneos y los nervios del útero.
  7. Torsiones de espalda: pueden ser contraproducentes para aquellas embarazadas que comienzan a practicar yoga, debido a la poca flexibilidad de la espalda de las mismas. En caso de que la embarazada haya practicado yoga con anterioridad y cuente con dicha flexibilidad, la misma puede realizar torsiones de espalda mientras es guiada por un profesor o instructor.
  8. Trabajo abdominal: debido a que la zona abdominal crece gradualmente mientras el bebé crece, esta se vuelve una zona delicada la cual se debe proteger durante la práctica de yoga. Todas aquellas actividades que requieren esfuerzo abdominal quedan prohibidas durante el embarazo, el profesor indicará a la embarazada cómo trabajar la zona abdominal de manera segura.
  9. Giros pronunciados: las asanas que requieren giros pronunciados pueden causar disminución de la circulación en ciertas partes del cuerpo, todos aquellos que realice la embarazada deben ser guiados y realizados con precisión.
  10. Posturas invertidas: también por problemas de circulación, a demás de que éstas requieren un gran esfuerzo el cual la embarazada no puede realizar, debido a la gran dificultad que representan asanas como el pino o el camello.
  11. Largas respiraciones: aprender a respirar de manera adecuada durante el embarazo es fundamental, el yoga le enseña a la embarazada cómo respirar de manera larga y profunda, en algunos casos hay posturas que requieren respiraciones más largas y pronunciadas de lo normal y esto es contraproducente para quien practica el yoga. El instructor indicará cuáles son aquellas asanas que se deben evitar por esta razón.
  12. El Bikram yoga: al momento de preguntarnos qué posturas de yoga no hacer en el embarazo, el Bikram es una de las más importante, ya que a pesar de no ser una postura es una de las prohibiciones más grandes durante el embarazo, el Bikram se trara de un tipo de yoga que se practica en una habitación con una temperatura entre los 40°C y los 42°C. Este tipo de yoga queda totalmente prohibido practicarlo durante el embarazo debido a que puede generar deshidratación y problemas de salud tanto para la embarazada como para el bebé. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada