IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Y de repente Lean….

Últimamente oigo esta palabra muy a menudo. Un artículo en el periódico hablando de startups, un comentario de un colega -pues a mí me envían a hacer un curso de lean esta semana-, un hashtag en twitter que encadena con … [ leer más ]

Lo más leído

Y de repente Lean….

5 diciembre, 2018, en Sin categoría por Teresa García de Polavieja de la Rubia


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Últimamente oigo esta palabra muy a menudo. Un artículo en el periódico hablando de startups, un comentario de un colega -pues a mí me envían a hacer un curso de lean esta semana-, un hashtag en twitter que encadena con otros tantos #lean #lean #manifiestoagile…. Y me pregunto ¿y esto a mí, para que me valdría? ¿me aporta algo?

Despejemos dudas.

Lean viene a explicarme cómo optimizar recursos, evitando al máximo los desperdicios, aumentando así el valor de cada actividad realizada.

Y lo bueno de esto es que lo encuentro totalmente extrapolable a la vida cotidiana.

Venga, piensa. Cuántas veces te ha pasado. Entrar en una cafetería, acercarte a la barra y rápidamente percibir un ligero (o quizá mayúsculo) caos organizativo detrás de ella (y probablemente, directamente proporcional a tu prisa. Pero esto, amigo, se llama Ley de Murphy…otro día lo comentamos).  Una barra llena de tazas y platos que uno de los empleados va dejando allí de manera autómata – recoger mesa, -bandeja llena -vaciar en barra y volver a recoger. Y además, él pensará “esto es lo que tengo que hacer. A mí me han dicho -Fonso, tú, ocúpate de que las mesas estén limpias para que se puedan sentar nuevos clientes”, y yo eso lo estoy haciendo ‘chapó’.

Sí, pero no. Porque Fonso no está trabajando solo, no es un proceso de producción individual. Forma parte de un servicio, un servicio al cliente que parte desde el mismo momento que asoma por la puerta hasta que la cierra, y en ese transcurso, todos los trabajadores y los procesos forman parte de la experiencia. Aportan algo para que el resultado final sea inmejorable y, en eso Fonso, tu parte tiene mucho que ver.

Así que Lean management nos brinda las pautas necesarias para empoderar equipos, realizando una gestión por procesos que genere valor.

Fonso forma parte de un proceso que hay que tener bien definido, para así evitar, por ejemplo, los dichosos cuellos de botella que afectan directamente en el resultado. ¿Cómo? Dotándolos de herramientas de Visual Management y una visión global de la cadena de valor (cómo entregamos valor al cliente, de qué parte de la cadena de valor soy responsable, cómo debo cuidar la calidad de mi trabajo, cómo puedo mejorar cada día mis tareas). Reorganizando departamentos, con procesos transversales enfocados al cliente. Aprendiendo a ver el derroche, y minimizándolo lo máximo que se pueda.Y todas estas herramientas las encontramos en la metodología Lean.

Para qué veáis como es del todo implantable y real, os dejo este video de un caso claro de éxito donde nos cuentan los cambios que Lean ha supuesto para su empresa y cómo fácilmente se pueden llevar a cabo.

Caso de éxito

El próximo día lo comentamos y seguimos poniendo de ejemplos para aprender hasta qué punto nos puede ayudar esta metodología.

¡Gracias por leerme y hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada