IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Furgo, la app que cambió el transporte

El marketplace de transportes Furgoconecta a usuarios y transportistas de toda España a través de su web y «app». El servicio está disponible a través de la web Furgo.io y de la aplicación para iOS y Android. Se trata de una gran idea con la … [ leer más ]

Lo más leído

Tecnología LED: El ahorro de costes y energía podría aumentar la contaminación lumínica

26 octubre, 2018, en Sin categoría por Jorge Jiménez Rolo


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Municipios, empresas y hogares están cambiando a las luces LED para ahorrar energía. Pero estos ahorros podrían perderse si sus vecinos instalan lámparas nuevas o más brillantes. Los científicos temen que este “efecto rebote” pueda anular parcial o totalmente el ahorro de los proyectos individuales de rehabilitación de la iluminación y hacer que los cielos de las ciudades sean considerablemente más brillantes. Un estudio internacional dirigido por Christopher Kyba, del Centro Alemán de Investigación en Geociencias de la GFZ, demuestra esta hipótesis.

Según el artículo de Science Advances, la superficie de la Tierra iluminada artificialmente durante la noche aumentó en brillo y extensión en los últimos cuatro años en un 2% anual. Los científicos utilizaron datos del primer radiómetro satelital calibrado diseñado especialmente para luces nocturnas (VIIRS for Visible/Infrared Imager Radiometer Suite). La VIIRS Day-Night Band está montada en el satélite Suomi-NPP de la NOAA y ha estado dando vueltas alrededor de nuestro planeta desde octubre de 2011. Su serie temporal abarca los años 2012 a 2016.

A nivel mundial, el aumento de las emisiones ligeras se corresponde estrechamente con el aumento del Producto Interior Bruto (PIB), siendo los países en desarrollo los que registran el crecimiento más rápido. “Es más, en realidad sólo vemos una parte del aumento de la luz”, dice Christopher Kyba, cuya investigación se realiza tanto en GFZ como en el Instituto Leibniz de Ecología de Agua Dulce y Pesca IGB.

Las comparaciones de los datos del VIIRS con fotografías tomadas a bordo de la Estación Espacial Internacional ISS muestran que el instrumento de la Suomi-NPP a veces registra un oscurecimiento de algunas ciudades a pesar de que estas ciudades son de hecho las mismas en brillo o incluso más brillantemente iluminadas. La razón de ello es que el sensor no puede “ver” la luz a longitudes de onda inferiores a 500 nanómetros (nm), es decir, la luz azul. Cuando las ciudades reemplazan las lámparas anaranjadas por luces LED blancas que emiten una radiación considerable por debajo de 500 nm, VIIRS confunde el cambio por una disminución. En resumen: el brillo de la superficie de la Tierra durante la noche y especialmente el brillo del cielo sobre las ciudades está aumentando, probablemente incluso en los casos en que el satélite detecta menos radiación.

Sin embargo, hay esperanza de que las cosas cambien para mejor. Christopher Kyba dice: “Otros estudios y la experiencia de ciudades como Tucson, Arizona, muestran que las lámparas LED bien diseñadas permiten una disminución de dos tercios o más de la emisión de luz sin ningún efecto notable para la percepción humana”. El trabajo anterior de Kyba ha demostrado que la emisión de luz per cápita en los Estados Unidos de América es de 3 a 5 veces superior a la de Alemania. Kyba ve esto como una señal de que la prosperidad, la seguridad y la protección pueden lograrse con un uso conservador de la luz. “La revolución de la iluminación de estado sólido tiene potencial para ahorrar energía y reducir la contaminación lumínica”, añade Juanjo de Orion91, “pero sólo si no gastamos el ahorro en nueva luz”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada