IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

La Odisea de Ulises, ahora consultor funcional de un ERP

Dentro de las tareas de un consultor de ERP, sin duda una de las más complicadas es la de responder a tus amigos y familiares a, la que yo ya he definido como “pregunta del millón”, en sus diferentes variantes: “¿en qué … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

La Odisea de Ulises, ahora consultor funcional de un ERP

8 mayo, 2021, en Sin categoría, Vivencias por Sergio García García
Tags: ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Dentro de las tareas de un consultor de ERP, sin duda una de las más complicadas es la de responder a tus amigos y familiares a, la que yo ya he definido como “pregunta del millón”, en sus diferentes variantes: “¿en qué trabajas?” “¿a qué te dedicas?” y la irremediablemente relacionada “¿pero qué haces entonces?

Para aquellos que estén leyendo este blog les puede parecer una obviedad saber en qué consiste el puesto de consultor de ERP, para otros una locura que tenga que ser explicado, y otros incluso se dediquen a este puesto y ni les parezca interesante este post. Pero habrá otros muchos que sepan de lo que hablo, ya que  para explicar a cualquier persona no relacionada con el sector tecnológico o que simplemente trabaja en una empresa que tecnológicamente no está demasiado evolucionada, responder a estas preguntas se convierte en algo para nada baladí.
Y el problema es, que desgraciadamente, la evolución de la tecnología empresarial es poco conocida para la mayoría de la gente, lo que hace que explicar mi puesto de trabajo se convierta en la Odisea de Ulises (salvando las distancias)

Comencemos por el principio. Según el blog de clavei, “Un ERP (siglas de ‘Enterprise Resource Planning’ o ‘Planificación de Recursos Empresariales’) es un conjunto de aplicaciones de software integradas, que nos permiten automatizar la mayoría de las prácticas de negocio relacionadas con los aspectos operativos o productivos de nuestra empresa, facilitando y centralizando la información de todas las áreas que la componen: compras, producción, logística, finanzas, recursos humanos, marketing, servicios, proyectos y atención al cliente.”
Es decir, ese programita que tienen las empresas que lo hace todo junto: facturan, hacen la contabilidad, descuentan el inventario y meten los costes a la vez, dando de una operación buena parte de los datos base que una empresa necesita (y que a los usuarios nivel medio no les gusta porque no les deja borrar cosas).

La primera parte parece fácil, ¿verdad?, pues ahora viene lo complicado: Explicar las funciones de un Consultor, pero no un consultor tradicional, un Consultor FUNCIONAL. Porque la respuesta consecuente a la explicación de que es un ERP es “¡ah!, pero entonces eres informático”.
No, no soy informático, no sé programar, no he tirado una línea de código en mi vida  y por supuesto, no sé instalarte la impresora ni formatearte tu ordenador (la gran losa que recae sobre mis compañeros de trabajo que sí son informáticos también me afecta)

facepalm-wallpaper

Eso en el mejor de los casos, porque los que me conocen, saben que me he formado principalmente en el área de finanzas y administración empresarial, pero ponen la misma expresión pensando que me he convertido en un hacker.

Soy un consultor funcional especializado en el área de finanzas, porque claro mi formación es en esa área, pero nadie de mi entorno es capaz de relacionarlo.
Y bien, entonces, para responder a la lapidaria pregunta sobre “qué hago” la respuesta es:

  • Implanto el ERP, y eso ¿qué es? Pues bien, eso es que
    • Dirigo el proyecto de una implantación del ERP en una empresa que sea cliente de la mía
    • Doy toda la formación a los usuarios y les enseño a como configurar el programa
    • Veo las necesidades que tienen y que el programa de base (el estándar) no cubre y lo analizo para pasarle a mis compañeros que sí programan que lo desarrollen
    • Lo pruebo y se lo doy al cliente

En resumen: la cara visible con el programa delante de la empresa que lo va a “montar”. Pues aún así, hay quien pone gesto raro y creo que no lo ha llegado a entender.

Y hasta aquí llegan mis esfuerzos y llegado ese punto me resumo a decir a partir de ahí que “hago cosas” o “parecido a un informático”.

Perdonad mi frustración escribiendo, pues esta escena se ha repetido mucho en mi corta vida profesional. Al menos, de vez en cuando tienes algún amigo que trabaja en el mismo sector y podéis ahogar penas juntos.

Otro día hablaré de la maravillosa experiencia que es dedicar tiempo a responder a uno de esos headhunter que andan como locos buscando recursos y que lanzan propuestas indecentes en linkedin con cifras mareantes con el mensaje qué han visto tu perfil, que les ha gustado y/o resultado interesante y te lanzan una oferta porque buscan analistas programadores de ERP con X experiencia en lenguaje de programación.
Amigo recruiter, ¿estás seguro que lo has visto?¿seguro seguro seguro?. Hay que currárselo un poquitito más…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada