IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Detrás de los algoritmos y robots están profesionales visionarios

Navegando por Linkedin me encontré con el episodio “We come in peace”, del podcast “Esto es lo que AI”. Me llamó mucho la atención el nombre, muy ingenioso, pero tras escuchar el contenido del programa pude percatarme que hay comunicadores … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

Reflexiones en voz alta ¿Quieres vivir en el bienestar digital o ser un misántropo social?

11 noviembre, 2020, en Transformación Digital por Iván Alejandro Olvera Rodríguez
Tags: , , , , , , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

SEGUNDA LLAMADA, SEGUNDA. Llamado invisible que no estamos atendiendo en esta Nueva Normalidad que vivimos en todo el mundo. Debemos entender que controlándose esta pandemia por la #COVID-19 “las cosas ya no van a ser igual de como se venían haciendo”. Hoy podemos confirmar que los ecosistemas digitales están cada vez más presentes en nuestra rutina diaria, clases y reuniones online; e-commerce para hacer el mandado, compra de ropa, medicamentos, diversión, etc.; tutoriales de ejercicio para realizar en casa; relaciones personales a través de redes sociales y creación de nuevos modelos de negocio a través de apps que no requieren de tiendas físicas.

Vivimos en el siglo XXI, pero manejamos una agenda del siglo XX, con tiempos largos de resolución, contacto físico, comercio tangible, educación presencial, productos y servicios centrados en sus especificaciones, mandos jerárquicos, posiciones laborales apegadas a horarios de entrada y salida. Pero el modelo anterior cambió. El tiempo para realizar gestiones escolares y laborales es inmediato gracias a las herramientas colaborativas y de mensajería instantánea; no requerimos de contacto físico para realizar transacciones en el banco, comercios y otros servicios; la educación online se puede hacer en cualquier parte del mundo; la experiencia de usuario (UX) crea productos personalizados; hay liderazgos y se trabaja por proyecto, mientras que las posiciones laborales requieren de soft skills.

Recordemos que la necesidad genera cambios y la tecnología los hace de manera constante (en segundos), queramos o no formar parte de ellos. En México tenemos poco más de veinte años que se comenzó a hacer uso de procesos digitales; buscadores y web pages multimedia como Yahoo, MSN, AOL y ALO (en México) fueron herramientas precursoras para resolver necesidades de información específica de un tema en particular. En las oficinas públicas y privadas, el uso de la computadora de escritorio (PC) se generalizó para eficientar las labores, por lo que debemos tomar en cuenta que, si somos reticentes a los cambios tecnológicos, tu trabajo o círculos sociales se encargarán de que se conviertan en prioridad; de no atenderlos quedarás fuera.

Sin darnos cuenta cada uno de nosotros aceleramos la transformación digital de la economía, de las relaciones sociales y los procesos laborales. Nuestros celulares generan datos de geolocalización, las búsquedas que hacemos en Google arrojan información de lo que buscamos, las redes sociales reflejan nuestros gustos y comportamientos de consumo, todas estas actividades diarias generan el llamado Big Data, el cual es aprovechado por los profesionales en business intelligence para mejorar las aplicaciones y la atención al cliente a nivel mundial.

  • Cada 60 segundos se envían 4 millones de mensajes de WhatsApp.
  • Cada 60 segundos se suben 400 horas de videos en YouTube.
  • Cada 60 segundos se envían 6 millones de correos electrónicos.
  • Cada 60 segundos se suben 3 millones de posts en Facebook.
  • Cada 60 segundos se realizan 1 millones de búsquedas en Google.
  • Cada 60 segundos se suben 55,555 fotos en Instagram.
  • Cada 60 segundos se escriben 422,340 tuits.

*Información de smartinsights.com (digital marketing and technology experts).

La reflexión en esta vorágine digital disruptiva es que las generaciones que no somos nativos digitales (nacidos de 1980 hacia atrás), navegamos en punto muerto por todo este ecosistema digital que no se detiene. Hay personas que se han propuesto adaptarse al uso de las nuevas tecnologías, no solo entendiendo y usando los hardwares y softwares (dispositivos y programas), sino que se han esforzado en comprender el lenguaje de los nativos digitales, millennials y zillennials, para interactuar con ellos, conocer y aprovechar su comportamiento en el contexto de la hiperconexión para solucionar sus necesidades a través de productos y servicios.

Durante esta pandemia, los mexicanos están pasando 42% más de su tiempo en redes sociales como Facebook, WhatsApp, Twitter, Instagram, YouTube y Google, navegación que se convierte en pérdida de tiempo ya que se utiliza más para el ocio que como un área de oportunidad. Ejemplo, aún hay personas que te hacen preguntas básicas, cuando en los buscadores, redes sociales y demás canales digitales tienen miles de respuestas; utilizan narrativa clásica y extensa para interactuar en redes personales y comerciales; generan marketing tradicional cuando el negocio está en lo digital y en la inteligencia artificial.

En cuanto al social business, no potencializan sus negocios online o en redes sociales, invirtiendo en campañas SEO (Search Engine Optimization), SEM (Search Engine Marketing) y viralizar de manera segmentada. Los profesores dan su cátedra de manera tradicional, cuando su rol debe ser el de facilitadores, dejando que los alumnos consulten la gran cantidad de contenidos que hay en la red para ampliar su conocimiento. Las micro y pequeñas empresas que no se han digitalizado cerrarán a causa de no aparecer en el espectro digital, ignorados por los consumidores y devorados por los marketplaces.

Lo anterior nos da pie para hablar del concepto de bienestar digital, en donde debemos entender que la tecnología está de nuestro lado para ayudarnos a sentir bien. De acuerdo con el Digital Quality of Life Index 2020, desarrollado por la empresa Surfshark, Dinamarca, Suecia, Canadá, Francia y Noruega son los países que ofrecen mayor bienestar digital. Este estudio analiza cinco aspectos que definen la calidad de vida digital: buen acceso y manejo del entorno digital, calidad de internet, infraestructura y seguridad electrónica, y gobierno electrónico.

¡Moraleja!, si a diario utilizas o tienes contacto con algún dispositivo tecnológico no lo hagas de manera autómata, ten un objetivo claro en lo personal o profesional para que la tecnología sea tu aliada y no un distractor o problema por falta de adaptabilidad.

P.D. Hablando de la cultura digital. Si terminaste de leer y no acudiste a Google para saber qué es misántropo, estás out.

Iván Olvera Rodríguez

Periodista Digital / Management 3.0

1 comentario para Reflexiones en voz alta ¿Quieres vivir en el bienestar digital o ser un misántropo social?
  • Excelente artículo, ojalá tomadores de decisiones, particularmente aquellos en quienes recae la responsabilidad de aprobar o no recursos económicos, leyeran este texto, más que nunca es importante apoyar el desarrollo e implementación inteligente de la nuevas tecnologías, de lo contrario el colectivo seguirá estancado en y en espera de que los gobiernos paternalistas decidan compartirnos en torno a las tecnologías.

    Lamento no haber acudido a Google, en búsqueda del significado de la palabra misántropo, habemos quienes los practicamos la lectura cotidiana y fuimos atropellados por la referida previó a la redacción de este texto.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada