IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Capítulo IX: A innovar, mi amor.

LIDERAZGO, INNOVACIÓN Y CULTURA CREATIVA: PARTE II   Hace un tiempo, me junté con Sir Ken Robonson y Adam Grant para hablar sobre culturas organizacionales creativas, innovación y el rol del liderazgo en todo este proceso. Pero la charla fue … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

Capítulo VIII: Hablemos de éxito y fracaso

2 octubre, 2018, en Creatividad por Nerea Gutiérrez
Tags: , , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

“No hay fracaso definitivo y todo éxito es provisorio”, leí hace poco.

Lunes 1 de octubre. Mañana fresquita de sol, de un sol hermoso.

Gente nueva hoy en la mesa. Para hablar sobre éxito y fracaso, esta vez llamé a JK Rowling y a Alain de Botton.

Ya en otro encuentro habíamos tocado este tema, con Elizabeth Gilbert y Ed Catmull. Una charla preciosa que, si no la leyeron, háganlo ya. Ed habló desde el ángulo organizacional refiriéndose mucho a la cultura del miedo que muchas empresas instauran, y Liz, desde lo personal e individual.

Café con leche, unas galletitas simples, y de fondo una playlist de Spotify, “Autumn Acoustic”. Empezamos.

café de otoño

Yo: Hace poco leí unas palabras de Sergio Sinay que me gustaron mucho. Decía que “fracasar es evolucionar, siempre y cuando se aprenda de la experiencia fallida y se persista en el afán”. Y que nuestra atención debe estar en el proceso antes que en el resultado, en el compromiso con las metas antes que con el reconocimiento social que, dice, puede llegar o no.

¿Qué pasa con esto del reconocimiento? ¿Por qué nos importa tanto ser aplaudidos?

Alain: Porque estamos rodeados de pedantes. Hoy es quizás más difícil que nunca mantenerse calmos y libres de ansiedad profesional. Una de las razones por las que podemos estar sufriendo es porque estamos rodeados de arrogantes. Una persona arrogante es esa que toma una parte muy pequeña de ti y la usa para sacar una foto completa de quién eres.”

Y sigue: “Hoy por hoy, el tipo dominante de arrogancia es la relacionada al trabajo. Lo ves enseguida en cualquier fiesta, cuando te preguntan a qué te dedicas. Según cómo contestes esa pregunta, la gente de repente está encantada de verte o mira su reloj y empieza a disculparse”.

Nos cuenta que hay una frase de San Agustín en “la Ciudad de Dios” que le gusta mucho que dice que es un pecado decidir con quién hablamos en función de su tarjeta personal.

Leí también por ahí que cuando estamos pendientes del resultado de algo que hemos creado o emprendido, esa espera le da sentido a nuestra existencia, y no nos damos cuenta de que el proceso en el que estamos ya tiene valor en sí mismo, independientemente del resultado.

La frustración o la angustia de un fracaso surge por la necesidad de reconocimiento: necesitamos que otros nos confirmen nuestro propio valor.

Alain está de acuerdo. “Una de las razones por las que tenemos miedo a fracasar no es sólo por la pérdida de ingresos o de estatus. A lo que le tememos es al juicio que hagan de nosotros y a que nos ridiculicen.”

Me pregunto: ¿por qué tiene tanto peso hoy la palabra “loser”? Sirvo más café.

Sergio Sinay sostiene que hoy hay una exigencia de ser o parecer un ganador sin importar exactamente en qué o cómo lograrlo, que en el podio hay lugar para uno, pero que, sin embargo, debajo se ese ganador hay muchos otros felices con sus logros. Esos son los exitosos sin fama. Cuenta que Viktor Frankl, neurólogo y psiquiatra que sobrevivió a varios campos de concentración nazis entre 1942 y 1945, trazaba dos líneas perpendiculares. Una tiene “éxito” y “fracaso” en cada uno de sus extremos. La otra, “sentido” y “vacío”. Dice que la vida debe medirse en ambas líneas, que se puede alcanzar el éxito y sentirse vacío al mismo tiempo, del mismo modo que el fracaso, según la mirada externa, y el sentido. “Cuando se alcanzan el éxito y el sentido juntos, es porque se ha respondido a las voces internas antes que a las externas”.

Quizás podamos escoger nuestra derrota

“Lo que pasa con esto de tener una vida exitosa”, dice Alain de Botton, “es que, muchas veces, nuestras ideas de lo que significa una vida exitosa no son propias sino que las absorbemos de otros. Las tomamos de la televisión, de la publicidad, del marketing, etc. – fuerzas inmensamente poderosas que definen lo que queremos y cómo nos vemos a nosotros mismos”.

“No quiero decir que debemos abandonar nuestras ideas de éxito, sino que debemos asegurarnos de que sean nuestras, de que realmente seamos nosotros los autores de esas ambiciones. Porque es doloroso no lograr lo que queremos, pero peor es tener una idea de lo que queremos y darnos cuenta al final del recorrido que, en realidad, no era lo que queríamos.”

JK Rowling escucha con mucha atención. “Debemos crear nosotros mismos la definición de fracaso. El mundo tiene muchas ganas de darte algunos criterios para hacerlo, si lo dejas”, nos dice. Y nos recuerda su historia antes de que la saga de Harry Potter la llevara a la fama y a convertirse en un ícono para varias mujeres: en sus veinte, con un matrimonio fallido, madre soltera, vivía de la asistencia social del gobierno y era “lo más pobre que se podía ser en la Gran Bretaña moderna”, pero con un techo. Hacia los ojos de la sociedad (y de ella misma), su vida era un fracaso.

“Es inevitable fracasar en algún momento en la visa. Es imposible vivir sin fallar en algo, a menos que vivas con tanta precaución que puede que directamente no vivas, en cuyo caso, por default, ya es un fracaso.”

En línea con lo que nos planteaba Elizabeth Gilbert hace unos encuentros atrás, JK sostiene que “no vas a saber quién eres realmente hasta que la adversidad te haya puesto a prueba”.

Cierro yo la charla con un aporte que también leí por ahí: la gran mayoría de las personas fracasan antes de encontrar el éxito, pero lo que no debemos hacer es dejar que estas situaciones nos subestimen. El fracaso no define nuestra personalidad.


Referencias:

“Fracasar. La vara del éxito y la derrota en la sociedad del rendimiento”, La Nación, 30 de septiembre de 2018

Alain de Botton, “A kinder, gentler philosophy of success”, TEDGlobal 2009

JK Rowling, Harvard Commencement speech, 2008.

Photo by Ben Kolde on Unsplash

Header Photo by KS KYUNG on Unsplash

2 comentarios para Capítulo VIII: Hablemos de éxito y fracaso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada