IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Capítulo VII: Liderazgo creativo

Liderazgo, innovación y cultura creativa: Parte I   Una de las preguntas que planteé en el Prólogo es por qué hay organizaciones que parecen super creativas y otras que están lejos de ser percibidas como innovadoras u originales. Me alegra … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

Capítulo VI: Con el lienzo en blanco

26 julio, 2018, en Creatividad por Nerea Gutiérrez
Tags: , , , , , , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

“La creatividad pasa por diferentes etapas. Intentar producir la versión final de una sola vez es generalmente imposible. No entender esto puede hacerle creer a la gente que no es creativa.”  – Sir Ken Robinson

En pleno verano, pleno modo vacaciones, interrumpo el tiempo de ocio de mis mentores y les planteo un problema: necesito empezar a generar ideas para un proyecto concreto y no están apareciendo. ¿Qué hago?

Para esto, llamé a mi ya amigo y caballito de batalla Estanislao Bachrach, por primera vez a David Lynch y, con mucha ilusión y una reverencia, le abro la puerta a Sir Ken Robinson.

Mañana fresca de verano, ofrezco café para todos. Preparé unos muffins para la ocasión pero mejor dejarlos lejos.

Yo: “Estoy estancada en una idea. Lo único que hago es darle vueltas a esa idea, que no es muy buena. Debería estar generando nuevas. Ya me han explicado que las ideas van a venir cuando más relajada esté, pero ¿se puede acelerar el proceso?

David está seguro de su respuesta: “Las ideas son como peces. Si quieres pescar peces pequeños, puedes quedarte en la orilla. Pero si quieres hacerte con los más grandes, entonces debes ir hacia lo más profundo”.

Yo: ¿y eso?

“Cuanto más expandas su conciencia, cuanto más profundo navegues, más grande son los peces que vas a encontrar”. Y sigue: “La primera vez que escuché hablar sobre meditación, tenía cero interés. Sonaba como una pérdida de tiempo. Lo que sí me despertaba interés era la frase ‘la verdadera felicidad yace dentro de uno mismo’. Ahí es cuando comencé a pensar que tal vez la meditación era una forma de ir hacia dentro de uno mismo”.

“En la industria cinematográfica hay tanta presión, tanto sitio para la ansiedad y el miedo… Pero la meditación trascendental hace que la vida sea más como un juego en donde la creatividad puede verdaderamente fluir. Es un océano de creatividad.” Pero me advierte, sin embargo, que la meditación no debe usarse para generar ideas, sino para expandir el “contenedor de ideas”.

Bueno, no sé. Quizás puedo probar. Tal vez hay alguna meditación trascendental guiada en YouTube que me pueda ayudar. ¿Pero no hay algo más fácil?

Estanislao ya nos había comentado la importancia de que la mente esté tranquila y en calma para que las ideas puedan aparecer, pero para tranquilizarme, me dice que “los momentos de relax no suponen necesariamente estar en silencio con los ojos cerrados y quietos. Mucha gente los tiene cuando está conduciendo, cuando se está divirtiendo con algo, cuando está hablando de algo que no se relaciona con esa idea que se busca, caminado, yendo a correr, etc. Algunas personas, simplemente, se sientan y meditan.” Y agrega: “Los estudios indican que relajarse ayuda a la creatividad en dos formas. Por un lado, la relajación asiste directamente al proceso creativo y, por el otro, asiste de manera indirecta bajando los niveles de estrés, que son un obstáculo.”

Como buen biólogo, se centra en la parte científica. Es interesante. Dice que cuando estamos relajados, nuestras redes neuronales dominantes no están muy excitadas. “Tendemos a perder el foco, empezamos a estar menos concentrados y a fantasear cosas.” Sucede mucho antes de dormirnos, cuando pensamos cosas ridículas y empezamos a viajar por nuestra mente y a imaginarnos cosas. “En estados de relajación profunda, las partes especializadas del cerebro se silencian”. Ese es un buen momento para que las ideas aparezcan.

De repente, me veo sentada en la silla con las piernas cruzadas cual yogi y buscando en Spotify a Karen Souza. Creo que estoy entrando en tema.

En charlas anteriores, Bachrach y De Bono dijeron que la creatividad puede entrenarse, que hay técnicas que pueden ayudarnos a ser más creativos. Pero después de mirar hacia atrás y ver que, a pesar de haber seguido algunas de esas técnicas, no he producido nada demasiado creativo, me vuelvo a preguntar si cabe la posibilidad de que no sea creativa y ya.

Ken Robinson alza la voz y dice que se suele creer que la gente nace creativa o no, “como quien nace con ojos marrones o azules, y que no hay mucho que hacer al respecto. Pero en realidad, se puede hacer mucho para ayudarte a ti mismo y a otros a ser más creativos. Si alguien te dice que no sabe leer ni escribir, no asumes que no son capaces de hacerlo, sino que no han aprendido. Lo mismo sucede con la creatividad. Cuando alguien me dice que no es creativo, asumo que no ha aprendido a serlo.” Y sugiere darle un repaso a las técnicas que propone De Bono.

El proceso creativo según Sir Ken Robinson

“Yo defino la creatividad como el proceso de generar ideas originales que tengan valor”. Más que un evento, la creatividad es un proceso en donde se entrecruzan dos etapas: la primera es la generativa y la segunda la evaluativa.

“En las primeras etapas, ser creativo puede implicar jugar con una idea. Puede empezar con una idea a medio formar: con un sketch, un primer plan o un diseño; pueden ser las primeras notas de una melodía o la intimación a solucionar un problema.” La creatividad no siempre exige tener libertad o una hoja en blanco. Muchos trabajos creativos tiene que limitarse a pautas específicas, y “muchos de los mejores trabajos suelen surgir dentro de limitaciones formales”.

Me suena. Mi abuelo solía decir que la pobreza te hace ser más creativo.

Luego viene la etapa evaluativa, que implica “elaborar sobre las ideas iniciales, probarlas, refinarlas e incluso descartarlas.”

Ken nos que que le preguntó a Sir Harry Kroto “cuántos de sus experimentos fracasaron. Dijo que alrededor del 95%. Claro que fracaso no es la palabra acertada, me dijo: ´sólo estás viendo cuáles son las cosas que no funcionan´.”

Pero hay algo en lo que Ken hace énfasis: “Aunque siempre hay momentos en los que la crítica es necesaria, hay que darle tiempo a las ideas para que florezcan. En el momento preciso y de la manera precisa, la valoración crítica es esencial. Pero si se hace en un mal momento, puede matar a una idea incipiente. De modo similar, puede inhibirse la creatividad si intentamos demasiadas cosas demasiado pronto o al mismo tiempo. Intentar producir la versión final de una sola vez es generalmente imposible.”

Y resalta: “Pedirle a la gente que escriba un poema inmediatamente y con la mejor caligrafía puede inhibir la espontaneidad que necesitan en la etapa inicial de la generación de ideas. Deben entender que la creatividad pasa por una serie de etapas diferentes y saber en qué etapa se encuentran en ese proceso. Si esto no se entiende, puede llevar a que la gente piense que no es creativa”.

***

No quiero preguntar más. Me quedo con estas ideas. Las voy a probar, esta vez de un modo más metodológico. La próxima ya tendré más material con el que trabajar.

Los acompaño hasta la puerta, y me quedo con la idea de meditación trascendental rondando en mi cabeza.

Generación de ideas


Fuentes:

“Catching the big Fish”, David Lynch, Penguin Group. Copyright © 2006 by Bobkind, Inc.

“Out of our minds”, Sir Ken Robinson, PhD. Third edition, John Wiley & Sons, Ltd. 2017

“Ágilmente”, Estanislao Bachrach. Sudamericana, 2012

Photo by rawpixel on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada