IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Naranja Mecanica

Naranja Mecanica Contexto social de Naranja Mecánica : Épocas de cambios: era 1971 y en Estados Unidos de Norteamérica tenia como presidente a Richard Nixon, quien fuera destituido durante su segundo periodo . Por otro lado la guerra de Vietnam … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

Naranja Mecanica

18 julio, 2018, en politica vs literatura por Haled Akabani Siman
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Naranja Mecanica

Contexto social de Naranja Mecánica : Épocas de cambios: era 1971 y en Estados Unidos de Norteamérica tenia como presidente a Richard Nixon, quien fuera destituido durante su segundo periodo . Por otro lado la guerra de Vietnam y faltaba poco menos de un lustro para que terminará. un año antes el mago de las 6 cuerdas, Jimmi Hendrix, muriera, éste dejó un legado impensable en la guitarra eléctrica y le siguió el Rey Lagarto , también conocido como Jim Morrison.En materia de corte internacional Pakistan ocupaba lo que hoy se conoce como Bangladesh.

SOCIEDAD CONTRA INDIVIDUO

Alex de naranja mecanica

Alex de naranja mecanica

‘La naranja mecánica’ es, indudablemente, una película que mata tus sentidos , como todas las de su autor. Alex se enfrenta a  sus pecados y padece  de manos de sus víctimas los castigos que les ha infligido, pero esa dolorosa experiencia no le lleva a replantearse su ruin  comportamiento, sino que le reafirma en su malos hábitos. El único modo de que deje de hacer daño es emasculando su libre albedrío. ¿Está justificado aherrojar la voluntad de un individuo si con ello se evita que actúe mal? Ésa es la pregunta principal que suscita la película. Mediante el tratamiento Ludovico se consigue que Alex sienta náuseas cada vez que le agita el irrefrenable deseo de empecer a alguien. Kubrick muestra su rechazo frontal ante la privación de la inalienable capacidad de elección asociando la ‘Novena Sinfonía’ de Beethoven al tratamiento. Alex, con su apremiante necesidad de abandonar la cárcel, se ofrece de cobaya a unos experimentos conductistas que le transforman en una suerte de perro de Paulov. Tanto el ministro del Interior del Gobierno en funciones como la oposición juegan con él hasta convertirlo en un muñeco roto. Sólo el capellán de la prisión se preocupa por él, pues para los demás no es más que un instrumento. En la sociedad de ‘La naranja mecánica’ todos los personajes, excepto éste, son pragmáticos e interesados. No hay diferencias entre los gerifaltes emperifollados y los delincuentes astrosos: cada cual busca su provecho utilizando a los demás de una forma execrable.

Los Drogos en Naranja Mecanica

Los Drogos en Naranja Mecanica

Una de las mayores virtudes de la película es su capacidad para hacer que el espectador se sienta identificado con el protagonista. Para ello Kubrick utiliza de manera inmejorable la voz en off, uno de sus recursos preferidos en la década de los setenta, donde quiso experimentar con la figura del Deus ex machina –en ‘Barry Lyndon’ se aprecia mejor–. Para potenciar este efecto quiso que la narración fuera una confidencia de Alex al espectador, en la que busca su apoyo y comprensión con una retórica zalamera que, en definitiva, constituye la única nota de alejamiento con respecto a tan singular personaje. Por lo demás, resulta sorprendente cómo, a medida que transcurre la historia, uno llega a sentir lástima por un ser tan abyecto. En cierto modo, esto es así porque sus congéneres no son mucho mejores que él. Al menos en el caso de Alex se observa una fidelidad a sus principios, una sinceridad hacia sí mismo que contrasta con la de sus drugos, que a la postre acaban encontrando un puesto en la policía; hecho que demuestra a las claras el nivel de corrupción inherente a la clase política. Las miradas que a menudo dirige el protagonista a cámara, como cuando se dispone a violar a la mujer del escritor –Adrienne Corri, que también fue la diseñadora del vestuario– cantando ‘Singing in the rain’, logran una mayor complicidad entre espectador y personaje, puesto que nos hace partícipes –me atrevería incluso a decir cómplices– de sus iniquidades.

Naranja Mecanica

Poster en Naranja Mecanica

La banda sonora juega un papel fundamental en ‘La naranja mecánica’. Kubrick fue un maestro a la hora de sugerir a través de la música. Para él era un elemento expresivo de primer orden, tal como la iluminación o la fotografía. A modo de ejemplo, conviene citar el excelente uso que hizo del Lacrymosa del Réquiem de Mozart en ‘Eyes Wide Shut’ para dar a entender que se había producido una muerte antes de que el doctor Hardford (Tom Cruise) lo leyera en las páginas de un periódico. Esta película, menospreciada por muchos, tanto admiradores de la obra del que fuera fotógrafo de la revista Look como confesos detractores, es un manual de estilo sobre cómo expresar estados de ánimo mediante la iluminación: los tonos cromáticos azulados sugieren frialdad mientras que los tonos ocres transmiten la sensación de calidez. Kubrick seguía al dedillo las teorías de la Gestalt

adelanto de la película

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada