IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

JUGANDO EN HORAS DE TRABAJO. GAMIFICACIÓN Y RECURSOS HUMANOS.

Cuando explico a la gente de mi entorno que estoy comenzando un máster en Gamificación todos se quedan con la misma cara interrogante, y es que, a pesar de que es una práctica que lleva entre nosotros un considerable número … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

JUGANDO EN HORAS DE TRABAJO. GAMIFICACIÓN Y RECURSOS HUMANOS.

4 noviembre, 2019, en Recursos Humanos por Marta Veronese Jiménez
Tags:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Cuando explico a la gente de mi entorno que estoy comenzando un máster en Gamificación todos se quedan con la misma cara interrogante, y es que, a pesar de que es una práctica que lleva entre nosotros un considerable número de años, su concepto sigue siendo un gran desconocido para el público general.

Photo by Juan Gomez on Unsplash

Photo by Juan Gomez on Unsplash

Se puede definir la gamificación como el uso de elementos y dinámicas propios de los juegos en entornos no lúdicos, con el fin de modificar, reforzar o motivar la conducta del usuario.

La competitividad o el reconocimiento de un sistema de puntos y clasificaciones, las recompensas que pueden estar integradas en el juego o la simple diversión son elementos que pueden convertir casi cualquier actividad, por pesada que pareciera el principio, en algo motivante y adictivo

En los entornos de marketing es una práctica más que familiar, y ya no nos extraña tampoco ver estas técnicas en las aulas. Es por esto que, volviendo a la conversación sobre mi nuevo máster, la siguiente pregunta obligada es algo así como: “Suena muy guay, pero, ¿Por qué haces ahora esto si habías hecho un máster en Recursos Humanos?”

Ante esto no puedo más que contestar con una gran sonrisa: “A todos nos gusta jugar”.

Uno de los usos más chocantes de la gamificación para alguien que acaba de toparse con el concepto es el empleo que se hace de ella en el entorno empresarial, no tanto de cara al cliente, como de cara al propio empleado

Las dinámicas de juego aumentan la motivación y el compromiso, incrementan la productividad y la eficiencia, e incluso pueden ayudar a la adquisición de nuevos hábitos. Por supuesto esto no lo han pasado por alto los departamentos de Recursos Humanos de grandes y pequeñas empresas por todo el mundo que ya están explotando los beneficios de la gamificación en sus distintas áreas:

  • Atracción y Selección del talento. Como se explica en este artículo, la selección es uno de los ámbitos que más se benefician de las bondades de la gamificación. El proceso de selección deja de ser algo tedioso tanto para candidato como para reclutador. El candidato sale de las dinámicas encorsetadas de las entrevistas tradicionales, por lo que deja ver sus habilidades y competencias de una forma más nítida, así, el reclutador puede reducir el porcentaje de contrataciones fallidas, los tiempos del proceso y, en definitiva, mejorar la eficiencia del departamento a la vez que aumenta su motivación.
  • Formación y Desarrollo. La formación es una de las áreas en las que más cuesta mantener el compromiso de los empleados, en especial cuando se trata de elementos no directamente relacionados con su puesto, como por ejemplo la formación de compliance. La gamificación permite aumentar la motivación para aprender y el compromiso con el curso, pero también es capaz de generar un tipo de formación que incluya la práctica de los conocimientos adquiridos, por lo que la fijación de estos será todavía mayor.Las dinámicas de juegos hacen que además que sea más sencillo crear formaciones en competencias, como la gestión del tiempo o la flexibilidad, que son complicadas de impartir de forma tradicional.
  • Comunicación interna. Al igual que en la formación, si la transmisión de los objetivos y valores de la compañía se hace incluyendo elementos lúdicos es más probable que los empleados se involucren más íntimamente con ellos y mejore su participación en la consecución de estos. La gamificación también es útil de cara a la comunicación individualizada pues el empleado es capaz de obtener un feedback constante de su trabajo mediante recompensas y puntuaciones.
  • Trabajo en equipo. La gamificación aumenta el compromiso de un empleado con su tarea y con la empresa, sobretodo si va acompañada de reconocimiento por sus éxitos. Sin embargo, no es necesario enfocarla solo de manera individual, cuando la mecánica de juego involucra a un departamento entero o incluso a toda la compañía también se refuerzan los lazos entre compañeros y las dinámicas de trabajo entre distintos niveles de organización y la participación de todos en los objetivos de la empresa
Photo by Brooke Cagle on Unsplash

Photo by Brooke Cagle on Unsplash

En definitiva la gamificación eleva los niveles de comprimiso y motivación de una plantilla, lo que a la larga aumentará la productividad de la empresa y por tanto sus beneficios. Por eso no es de extrañar que estas técnicas de juego se cuelen cada vez más en oficinas por todo el mundo y hagan un poco más divertido el día a día de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada