IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Cultura libre no es cultura gratis

En los tiempos que corren los españoles nos estamos acostumbrando a contener la respiración con respecto a los Presupuestos Generales del Estado, me refiero concretamente al dinero destinado a los bienes culturales, que este año sufrirán un recorte importante que … [ leer más ]

Lo más leído

Cultura libre no es cultura gratis

15 abril, 2014, en Sin categoría por Sara Abades Ruiz


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

En los tiempos que corren los españoles nos estamos acostumbrando a contener la respiración con respecto a los Presupuestos Generales del Estado, me refiero concretamente al dinero destinado a los bienes culturales, que este año sufrirán un recorte importante que colocará a la cultura al límite de la cuerda floja.

Y yo me pregunto ¿con qué medios contará ésta para poder mantener los museos, bibliotecas, teatros, empresas cinematográficas…? Lo que queda claro es que ha llegado el momento de mirar críticamente al pasado y ver lo que se ha hecho mal. Los gobernantes han pecado de despilfarrar importantes sumas de dinero público en proyectos insostenibles y otros han hecho uso de la cultura con fines políticos e ideológicos.

Es hora de mirar al futuro y hacer un esfuerzo de imaginación para poder poner en marcha nuevos mecanismos para que el fomento de la cultura sea sostenible a largo plazo. Llegado a este punto debemos hacernos la siguiente pregunta: ¿La cultura debe ser gratuita? La cultura debe ser libre. Libre de creación, sin barreras creativas ni censuras de por medio, pero nunca gratuita. Cultura libre no es cultura gratis. Que ésta sea gratis está provocando que muchos museos estén vacios de contenido, que muchas bibliotecas no tengan medios para contratar personal o comprar libros y que giras musicales estén al borde de una muerta lenta.

La cultura conlleva un serio esfuerzo, por ello debe ser valorada. Debemos tener un poco de conciencia social y pagar por ella lo mismo que pagamos por cualquier otro tipo de producto. Las cosas no caen del cielo, la cultura no es gratis, todos los que hablan y pregonan que ésta debe ser gratis, pagan por otras cosas.

Para terminar les plantearé la siguiente cuestión: ¿si no hubiésemos podido acceder al mundo cultural de forma gratuita, es algo que reclamaríamos? Si un producto no posee un precio fijado, pierde completamente todo el valor que posee.

La conclusión está clara, en esta sociedad todo gira en torno a la expresión quid pro quo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada