IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

La gestión logística en el nuevo entorno competitivo.

Si tu empresa vende productos en el mercado, la gestión logística es crítica para competir en un entorno tan cambiante. Precisamente esta característica de “un entorno cambiante” como el actual, es el que define las características que toda organización debe tener para … [ leer más ]

Lo más leído

La gestión logística en el nuevo entorno competitivo.

4 febrero, 2020, en Logística por Francisco Ramirez Fominaya


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Si tu empresa vende productos en el mercado, la gestión logística es crítica para competir en un entorno tan cambiante.

Precisamente esta característica de “un entorno cambiante” como el actual, es el que define las características que toda organización debe tener para competir en condiciones de permanencia. Para ello, es clave para cualquier organización adaptarse e innovar para alcanzar la mayor flexibilidad en el mercado, y es aquí donde entra en juego la importancia de la agilidad en las decisiones que se deben tomar basadas en hechos y no en suposiciones.

La gestión logística debe girar siempre en torno a la misma idea: crear valor.  Los productos que fabricamos y los servicios que ofrecemos, no tendrían valor alguno si no estuvieran a disposición de los clientes cuándo y dónde ellos quieran. Esto implica, que en la logística, los pilares de la creación de valor giran en torno a los conceptos de tiempo y lugar. De hecho se aprecia en algunos sectores una importante reducción de los tiempos y una mayor dispersión del “lugar”.

Para mejorar la capacidad competitiva de cualquier organización proponemos al menos 3 consejos que considero imprescindibles:

  1. Construir o desarrollar un sistema de indicadores (KPI’s) de todo el sistema de valor de la empresa.
  2. Implantar un sistema avanzado de gestión de almacenes SGA.
  3. Extender las relaciones con los proveedores y los clientes.

Construir o desarrollar un sistema de indicadores (KPI’s) de todo el sistema de valor de la empresa.

Se trata de establecer un sistema de control de la gestión que nos permita conocer los problemas a tiempo y que nos permita mejorar conocer nuestro conocimiento sobre el negocio. Para ello, es importante tener un enfoque completo ya que todas las actividades de las empresas están interrelacionadas y no se pueden abordar con un enfoque aislado.

Este sistema nos debe permitir conocer el desempeño y los resultados obtenidos en cada uno de los procesos a lo largo del sistema de valor de la empresa, desde las relaciones con los proveedores hasta más allá de la post-venta con nuestros clientes. Sin lugar a dudas, la gestión logística cubrirá una gran parte de la información generada, pero es necesario que la pongamos en valor en su contexto global.

Es muy importante no tomar las decisiones en base a presentimientos o intuiciones, máxime cuando hoy en día disponemos de suficientes herramientas para objetivizar la información.

Implantar un sistema avanzado de gestión de almacenes SGA.

Un sistema de gestión de almacenes SGA nos va a permitir mejorar mucho la eficacia y eficiencia en todo lo que suponga movimientos de productos y evitará errores humanos en un área en la que estos errores pueden costarnos mucho dinero.

Un almacén equipado con un sistema SGA efectúa multitud de operaciones aritméticas y lógicas, con fines administrativos, contables, de gestión de recursos y de existencias, mucho mejor y desde luego más rápido que cualquier ser humano, pero esto no implica que sustituya la presencia de personas.

Un sistema de gestión de almacén SGA puede ayudarnos a valorar a nuestros proveedores y a integrarlos en la medida de lo posible o conveniente a nuestra cadena de suministro. Coordinará las diferentes áreas de negocio que intervienen en la acumulación de stocks como son compras, ventas y almacén. Creará alertas que nos adviertan de los posibles excesos antes incluso de que se produzcan gracias a sus herramientas de previsión y nos ayudará a regular el flujo de mercancías para evitar acumulaciones innecesarias.

Extender las relaciones con los proveedores y los clientes.

Evidentemente no nos referimos a las que se establecen por el curso normal del trabajo diario, sino a establecer una relación de partners, que no es más que la colaboración entre dos o más organizaciones donde se refuerza la cooperación dentro de un marco de negocios con objetivos comunes.

Llevar una correcta gestión de proveedores moderna, valorarlos objetivamente y trabajar junto con ellos para integrarlos dentro de nuestra cadena valor tiene múltiples beneficios, ya que permite un mejor control del riesgo, acortar plazos de entrega o reducir lotes de compra, permitiendo una reducción de los stocks y, por tanto, de necesidades de capital circulante.

Una buena relación proveedor-cliente puede llegar a reducir a niveles mínimos algunos de nuestros los stocks entre procesos gracias a la gestión JIT o a eliminar prácticamente los costes de gestión administrativa, a través, por ejemplo, de una gestión de pedidos gestionados por un MRP y siendo informados de la compra por parte de nuestro proveedor a nuestro programa de gestión de almacén SGA, antes incluso de expedirlos vía EDI, XML u otros medios.

Conclusiones

Se dice que la agilidad operativa es la habilidad de una organización para explotar las oportunidades que surgen dentro de su modelo de negocio, de manera más efectiva y más rápida que la competencia. Para lograrlo, es necesario que las decisiones se tomen a todos los niveles posibles, por las personas correctas, con la información necesaria y con las herramientas adecuadas.

Las empresas ágiles reducen los tiempos de respuesta al mercado e innovan más efectivamente, consiguiendo adaptarse a los ambientes cambiantes de negocios complejos y logrando ser más competitivas. Una gran parte de este esfuerzo habrá que aplicarlo en la gestión logística.

Los comentarios están cerrados.

comentarios para esta entrada