IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Nueva vida para La Cultura Social

Queridos lectores: Han sido más de 4 años en los que este humilde autor ha escudriñado en los artículos de este blog las novedades de los usos de las redes sociales en la cultura. Desde hace más de un año, … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

Oportunidades y amenazas en la comunicación cultural online

22 septiembre, 2016, en Comunicación Cultural, Museos por Ignacio Granero
Tags: , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Siempre es buen momento para reflexionar cómo debe de ser una buena comunicación digital en las instituciones culturales. Entre el 12 de setiembre y el 10 de octubre se está celebrando el Congreso Online de Gestión Cultural, organizado por Ártica Centro Cultural Online. Durante estas semanas se irán sucediendo hasta 6 mesas temáticas en las que profesionales del mundo de la cultura presentan sus estudios y debaten entre ellos por videoconferencia, mientras que el resto de internautas están invitados a participar a través de las RRSS con la etiqueta #GCultural16 e incluso a través de otros canales como Telegram.

El lunes pasado tuvo lugar la Mesa 2, dedicada a la Comunicación en Red y Herramientas TIC para la Gestión Cultural. Todos los participantes expusieron unos proyectos y unas ideas muy interesantes, algunas incluso bastante desconocidas, como la ética hacker aplicada a la gestión cultural. Sin embargo, me voy a centrar en uno de los aspectos propios de la comunicación cultural: el profesional encargado de hacerla o, tal y como explica Pilar Delgado en este artículo, el perfil del Community Manager Cultural (y todos los demás perfiles asociados a esta función como el Social Media Manager, el Content Manager, etc).

Es verdad que las instituciones culturales se están tomando cada vez más en serio la función de la comunicación, y se están dando cuenta que no vale un profesional cualquiera para realizar este trabajo. Pero algunas también están cayendo en un error que enunciaré al final, que se convierte en la amenaza más seria para el Community Manager Cultural y afecta a la comunicación de la institución cultural.

Antes de nada, exploremos un poco qué pasaba hasta hace sólo 10 años, cuando aún no habían surgido las herramientas digitales como las RRSS, que permiten un diálogo continuo con los demás usuarios/internautas. En ese momento el profesional de comunicación del Museo tenía formación en Periodismo, Publicidad, Relaciones Públicas y carreras afines. Parte del trabajo de la comunicación consistía en tomar los contenidos que los profesionales del Museo especialistas en las diferentes áreas (conservadores, comisarios, expertos, etc) y trasladarlos en forma de notas de prensa y dossieres de prensa a periodistas, comunicadores y otras instituciones. Sin embargo, todo cambió con la llegada de las RRSS y, especialmente, con la generalización del uso de las mismas. Es entonces cuando el profesional de la comunicación (esta vez online) necesita, por un lado, de nuevas habilidades con las herramientas online y, por otro, nuevas capacidades para interpretar la institución cultural y comunicarla con una buena estrategia de contenidos a un público más numeroso. Ahora no sólo hay que basarse en el trabajo de los otros profesionales del Museo, si no que hay que hay que tener un bagaje cultural propio que sólo puede aportar una persona del mundo de las Humanidades. Y si se trata de Museos Científicos, el perfil debería proceder de licenciados en facultades de Ciencias.

Pero, igual que ha surgido esta oportunidad de trabajo para un licenciado con formación concreta, también hay que tener en cuenta la amenaza de la externalización de los servicios del Museo. Mientras algunas instituciones culturales apuestan por el perfil del Community Manager Cultural dentro de sus equipos, hay otras que están contratando a Community Managers de fuera de la entidad, al igual que otros servicios propios del Museo. Por consiguiente, nos encontramos que algunas instituciones culturales dejan en manos de agencias la comunicación de la entidad en RRSS. Algunas de estas empresas tienen el acierto de contratar a personas formadas en Historia del Arte y Humanidades, licenciados que conocen el valor cultural de las colecciones y las exposiciones de las que van a hablar. Pero otras veces la responsabilidad de la comunicación online recae en personas procedentes del mundo de la Publicidad y Relaciones Públicas. Entonces los mensajes de las publicaciones no tienen la profundidad y especialización que requieren, estos Community Managers tratan a los contenidos del Museo al mismo nivel que los de otros clientes de la agencia. Por poner un ejemplo, no es lo mismo hablar de un cuadro barroco que del nuevo producto de una marca de refrescos y, a veces, el tono y el contenido de ambas publicaciones son muy parecidos.

En resumen, la figura del Community Manager Cultural es necesaria para definir a un profesional adecuado para que las instituciones culturales tengan una comunicación correcta y especializada con los internautas. Pero son los Museos y las demás instituciones culturales los que deben exigir la presencia de un profesional así en su plantilla. Porque el valor de las instituciones culturales tiene que estar también en la calidad y la valía de sus trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada