IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Suena Guernica: música y arte se dan la mano

Los grandes aniversarios se tienen que celebrar por todo lo alto. Y si son relacionados con temas de arte, ¿qué mejor que hacerlo con actos llenos de creatividad? Este año se cumplen 80 años del nacimiento de uno de los … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

Las jornadas de la AIP en 6 ideas

16 marzo, 2016, en Arte, Comunicación Cultural, Exposiciones, Museos, Patrimonio por Ignacio Granero
Tags: , , , , , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

La semana pasada tuvieron lugar en el Museu de Història de Catalunya las jornadas de la Asociación para la Interpretación del Patrimonio. Durante dos días de conferencias y otros dos días más de actividades y visitas pudimos aprender diferentes experiencias que trataron sobre “La interpretación del patrimonio en la era digital”.

Desde mi punto de vista, se puede compendiar los cuatro días en 6 puntos.

El poder de las audioguías

Fue muy pertinente el repaso a la historia de la inclusión de las tecnologías en el mundo de la interpretación del patrimonio. Manel Miró recordó que el primer hito en este recorrido fue la primera audioguía de Museo, presentada en Holanda en 1952. En los años 80 la antigua prisión de Alcatraz elaboró la primera audioguía para walkman. Soledad Gómez nos explicó que en los últimos 25 años se produjo la revolución tecnológica en el mundo de los Museos. En 1991 se celebró en Pittsburgh la primera conferencia de “Hypermedia and Interactivity in Museums”, en una época en la que la tecnología no estaba en absoluto introducida en los espacios patrimoniales. Se mostraron ejemplos como webs de instituciones, aplicaciones, experiencias con pantallas multitáctiles, etc.

Audioguía de la Estatua de la Libertad, Nueva York

Audioguía de la Estatua de la Libertad, Nueva York

Viendo la evolución de los aparatos, los fallos y las correcciones, los abandonos por obsolescencia tecnológica o modas marketinianas, Manel Miró expuso que sólo un dispositivo del Museo está consolidado y maduro: las audioguías, que curiosamente son unos aparatos diseñados específicamente para el Museo. Los demás dispositivos están todavía en una fase de experimentación, en palabras de Soledad Gómez.

Públicos

Las nuevas tecnologías han provocado que existan dos nuevos modelos de público según la manera de hacer la visita física, expuso Soledad Gómez: el tradicional y el digital. Santos M. Mateos diferencia entre el público presencial y el virtual, gracias a la ubicuidad que ofrecen los nuevos medios.

Tipos de elementos tecnológicos

Soledad Gómez establece tres tipos de tipologías según la experiencia del visitante: pasivos, interactivos y portables. Entre las primeras, destacan las proyecciones y pantallas con vídeos; las segundas no se reducen a tocar un botón para que suceda algo, sino que se incluyen los kinets, robots teledirigidos, experiencias a través de páginas web desde casa, etc; y en las portables están las audioguías, las apps, los códigos QR, los beacons…

Importancia del relato

Manel Miró explicó que antes de incluir cualquier instrumento tecnológico en un espacio patrimonial hay que construir un relato. Esto no consiste en explicar y ofrecer un sinfín de datos porque, como el recurso tiene enorme capacidad de almacenamiento, habría que mostrarlos todos; es mejor provocar, llamar la atención al espectador. Si se ha conseguido enganchar al visitante, éste ya buscará más información después para completar su visita. Esta información también se la puede dar la institución a través de la propia web, las RRSS o las aplicaciones.

Y también los encargados de transmitir el mensaje de las instituciones tienen que saber comunicar desde lo más sencillo, que es el texto escrito, según Santos M. Mateos.

Mapping de Sant Climent de Taüll

Mapping de Sant Climent de Taüll

Aportes de las tecnologías

¿Cómo podemos utilizar este recurso en beneficio del espacio patrimonial? Hay múltiples posibilidades: se puede socializar e interactuar a través de la RRSS; podemos incluir la realidad aumentada y la realidad virtual para facilitar la comprensión del patrimonio; podemos trabajar en favor de la accesibilidad, con videoguías para sordos, por ejemplo; se pueden introducir aspectos propios de la gamificación.

En las jornadas se presentaron dos recursos tecnológicos con nombre propio. Por un lado “Taüll 1123”, que reproduce en su espacio original la pintura románica completa cuyos mayores restos se encuentran en el Museu Nacional. Para ello se proyecta un mapping, que debido a su calidad es en sí mismo una obra de arte audiovisual. Recordemos, reproduce y complementa la obra original, no la sustituye. Y por otro la web “Barcelona, darrera mirada”, en la que se superpone el plano vía satélite de la Ciutat Vella actual de la capital catalana con los completísimos mapas que un arquitecto municipal realizó a finales de S. XIX. Muchos de estos espacios urbanos los pudimos disfrutar in situ guiados por Daniel Cortijo, una auténtica enciclopedia de la Historia de Barcelona.

Además, algunos miembros de la asociación presentaron sus proyectos entre los que destacaron aplicaciones para el diseño personalizado de rutas por algunas comarcas de diferentes lugares de la geografía española.

Barcelona, darrera mirada

Barcelona, darrera mirada

Peligros de las nuevas tecnologías

La tecnología no nos tiene que cegar: es el medio, no el fin de la interpretación patrimonial. No hay que querer una app porque sí, o utilizar la realidad virtual porque es tendencia. Hay que analizar bien cómo es el elemento patrimonial y sus públicos actuales y futuros y después pensar si queremos utilizar la tecnología y de qué tipo.

 

En resumen, estamos en una nueva era en la que lo digital y tecnológico se ha impuesto progresivamente en todos los aspectos de la vida cotidiana, vivimos en un entorno tecnológico irreversible. El patrimonio no tiene que huir de los nuevos medios y de los nuevos públicos que son usuarios nativos y/o habituales de los mismos. Pero toda la implementación tecnológica tiene que ir acompañada de la reflexión y de la crítica sobre los usos y necesidades de los nuevos recursos. Como dijo Manel Miró, por mucha tecnología que usemos, el factor humano detrás de ella es clave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada