IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Nueva vida para La Cultura Social

Queridos lectores: Han sido más de 4 años en los que este humilde autor ha escudriñado en los artículos de este blog las novedades de los usos de las redes sociales en la cultura. Desde hace más de un año, … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

La Fundació Miró adapta su libro de visitas a las nuevas tecnologías

24 junio, 2015, en Exposiciones, Museos por Ignacio Granero Cendón
Tags: , , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

La opinión que el público tiene de las exposiciones no estuvo siempre volcada en las RRSS. Muchos años antes de la aparición de las nuevas tecnologías, algunas muestras proporcionaban a la concurrencia un libro de visita. En él los asistentes podían escribir y valorar los aspectos más positivos y aquellos mejorables de las exposiciones. Aunque parezca que la utilización de los dispositivos móviles y de los perfiles en las RRSS haya arrinconado a los libros de visita, todavía hay instituciones que cuentan con estos objetos al final del recorrido por sus salas.

Ordenador en la Fundació Miró con el libro de visitas

Ordenador con el libro de visitas de la Fundació Miró

Destaca el libro de visitas de la Fundació Joan Miró de Barcelona sobre los del resto de Museos por su adaptación a los nuevos tiempos. Aquí escogieron esta manera de darle voz al público, pero adecuando los libros de visita a las nuevas tecnologías. Así, en la institución catalana nos podemos encontrar en la intersección entre el final de las exposiciones temporales y el inicio de la visita a la colección un ordenador conectado a la cuenta de Twitter @MiroVisitorBook. Cualquier persona puede pararse a escribir y dejar plasmada su experiencia en la Fundació Miró en un tuit. El libro de visita está activo siempre, excepto en los períodos de montaje de exposiciones.

La Fundació Miró decidió crear el Libro de Visitas virtual en 2012, poco después de abrir el perfil de Twitter de la institución. Reconocen que la idea es original, que no han visto nada igual en ningún otro Museo. El objetivo era y es el de conocer la opinión del público, de la misma manera que se hacía y hace en los libros de visita.

Pantalla del libro de visitas de la Fundació Miró

Pantalla del libro de visitas de la Fundació Miró

Desde el Departamento de comunicación afirman que la “interacción con el público es menor de lo que esperábamos. Es constante, pero discreta y casi siempre positiva, aunque los visitantes que acceden en grupo a menudo son mucho más descarados que los visitantes individuales”. Si se investigan los tuits del @MiroVisitorBook se pueden encontrar publicaciones de todo tipo. La mayor parte de ellas se refieren al Museo en todo tipo de términos, reflejando las opiniones de los visitantes: hay gente que expresa su amor por el Museo y felicita a la institución, otros reconocen que es muy difícil entender muchas de las piezas de arte contemporáneo expuestas en las salas. Por otro lado, no son pocos los que aprovechan el twitter del @MiroVisitorBook para tuitear mensajes que nada tienen que ver con los contenidos del Museo y de las exposiciones: son tuits infantiles, indefinibles y alguno incluso lindando lo grosero. A pesar de la existencia de un buen número de tuits “inservibles” para el objetivo de conocer la opinión de los visitantes, no se ejerce ningún tipo de censura por parte de la Fundació Miró.

Desde mi punto de vista, el @MiroVisitorBook es importante por:

  • Dar voz al público.- El libro de visita de la Fundació Miró permite que la gente acceda de manera fácil y rápida a un recurso en el que puede escribir libremente qué le ha parecido la visita. Además, la opinión es totalmente anónima, no hace falta dejar ningún dato personal a cambio de escribir en esta particular cuenta de Twitter.
  • Adaptarse a las nuevas tecnologías.- Como he afirmado antes, ya había herramientas para conocer el sentir de los visitantes. En este caso, se ha traspasado el libro de visitas a un ordenador con una cuenta de Twitter dedicada a esta función. Para aquellos que os fijáis en los libros de visita que todavía se pueden contemplar en algún Museo, la interacción del público con el aparato de la Fundación Miró sigue pautas similares. Por ejemplo, los niños y adolescentes de las visitas de los colegios, que escriben frases incoherentes en relación al Museo que han visitado, incluyendo dibujos, continúan escribiendo exactamente las mismas frases inconexas que se pueden ver también en la pantalla de la Fundació Miró.

En resumen, la Fundació Miró ha encontrado en el @MiroVisitorBook una nueva herramienta para que el público opine, independientemente de que tenga acceso a las nuevas tecnologías. Es la propia institución la que facilita un ordenador con una cuenta de Twitter para que el visitante deje en ellas su parecer sobre la institución. En definitiva, una nueva fórmula para que se produzca la retroalimentación entre el público y la Fundació Miró, para que después de valorar la opinión del visitante se pueda mejorar el Museo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada