¿Y tú? ¿Sabías que bitcoin es blockchain, pero blockchain NO es bitcoin?

El otro día estuve en una conferencia universitaria sobre emprendimiento en Bilbao y les pedí a 30 estudiantes que definieran que era la blockchain. En el intento de explicarla: 28 de ellos usaron el bitcoin para definirla, de hecho, 19 lo hicieron en la primera frase. Uno de los encuestados me respondió “La revolución industrial de internet”, a lo que le respondí que yo también había leido el libro de Alex Preukschat “Blockchain: La revolución industrial de internet”. El último que queda, muy políglota él, me respondió que era una cadena de bloques. Le pregunté cuál creía que sería el beneficio principal de la cadena de bloques, esperando que respondiera el bitcoin. Para mi sorpresa, su respuesta fue “la descentralización”, con lo que les invité a los dos a tomar un café.

Soy fan de los “tomar un cafe” con personas que hace 5 minutos no conocía o con las que he contactado por internet, y que considero que compartimos inquietudes. Opino que está muy infravalorado el beneficio que ello puede reportarnos, más sabiendo que el único riesgo asumido es “perder” 20 minutos.

Tras ésta pequeña confesión, la cual espero que sirva de consejo, volvamos a la conferencia universitaria. De camino a casa, no podía explicarme como podía ser que el 93% de los jóvenes con ganas de emprender que había encuestado desconocieran la tecnología blockchain. Esta tecnología sobre la que estoy seguro que naceran más del 90 por ciento de las empresas que consigan entrar en el Nasqad los próximos 10 años. Ello me ha llevado a comenzar con este blog, un blog que tiene como objetivo dar a conocer la tecnología blockchain.