IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Ha muerto el “value investing”?

Antes de contestar a la pregunta del post, cabe aclarar: ¿que és el concepto “value investing”?.  Ésta es una disciplina de inversión que no se resigna a aceptar los preceptos de las hipótesis de mercados eficientes. Dichas teorías a “grosso … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

Ha muerto el “value investing”?

5 noviembre, 2017, en Inversiones por Josep Antoni Cerdan Segura
Tags: , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Antes de contestar a la pregunta del post, cabe aclarar: ¿que és el concepto “value investing”?why-warren-buffetts-value-investing-model-doesnt-work-in-indian-market

Ésta es una disciplina de inversión que no se resigna a aceptar los preceptos de las hipótesis de mercados eficientes. Dichas teorías a “grosso modo” afirman que el precio de los activos financieros (acciones, deuda,..) incorporan en su precio toda la información histórica y presente que le es relevante, y por lo tanto resulta un quimera tratar de invertir haciendo uso del análisis técnico (observado patrones históricos de precios para proyectar futuros movimientos), o emplear el análisis fundamental, que aboga por un exhaustivo conocimiento cualitativo del sector en el que opera una empresa, de sus ventajas competitivas respecto a la competencia y estrategias del equipo gestor para generar valor.También el análisis fundamental tiene en cuenta aspectos más medibles como la liquidez, la solvencia, la rentabilidad o generación de caja, todo con el objetivo de llegar a una valoración teórica, que en muchos casos no coincide con el precio al que cotizan sus acciones u otros activos.

El “value investing”, lejos de abandonar el análisis fundamental (metodología que hace plenamente suya), también rechaza otros credos que tradicionalmente se han enseñado en facultades de economía públicas, como que el hombre siempre actúa racionalmente en sus decisiones económicas (el conocido homo economicus). El “value investing” adoptó desde sus orígenes la llamada economía conductual o “behavioral finance“, por cierto muy de moda este año, tras el otorgamiento del premio Nobel de economía a un estudioso de este campo, Richard Thaler. Según la economía conductual las emociones humanas también juegan un papel decisivo en cualquier toma de decisiones, no sólo en el campo de la inversión. Emociones como el miedo, la aversión al riesgo, o conductas como extrapolar el pasado reciente para prever lo que deparará el futuro, buscar información selectiva para respaldar nuestras afirmaciones y no buscar otras que las cuestionen, o el exceso de confianza que nos hace sobrestimar nuestras capacidades y tenerlas por encima de la media, etc..

Y son de estas pautas que el el llamado “value investor” saca provecho. Toma partido del miedo de la gente, al invertir en momentos en los que hay que tener “mucho estómago”, y se queda al margen de inversiones muy evidentes a ojos de todos.

A éste punto quería llegar al hacerme la pregunta ¿”ha muerto el value investing?”. Porque estamos en un momento en lo que todo que tiene que ver con internet, redes sociales, coche eléctrico, no hace más que revalorizarse en bolsa: Facebook, Amazon, Netflix, Alphabet, Tesla, son buenos exponentes de ello.fang

¿Son realmente buenas inversiones lo que parecen ser hoy, a vista de todos, negocios de crecimiento y éxito (no puedo ser tan categórico con Tesla, lo siento)?

 

Todo claro, ello dependerá de lo que depare el futuro ¿Están estas empresas  para quedarse, e incluso para poner en jaque a otras compañías, hoy líderes en otros sectores como los de la distribución de alimentación, televisión,  publicidad o del  automóvil?

Ahora bien muchas de esas buenas perspectivas podrían ya “estar en precio”, porque somos muchos los que las vemos. Tan sólo hay que observar razones de valoración, como el archi-conocido ratio precio-beneficio o ratio PER. Así Amazon, cotiza a 282 veces el beneficio corriente por acción. Netflix a casi 200 veces y Facebook a 40.

¿Nos compensa pagar como inversores estos precios tan exigentes? ¿sabemos lo que realmente deparará el futuro? ¿ha muerto el value investing? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada