IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Palabra de abogado: Compartiendo el valor de los Acuerdos digitales

Hoy tenemos el placer de contar con la aportación de una buena amiga que en calidad de abogado experto en derecho civil en sagunto y puerto de sagunto, ha hecho un hueco entre juicios, demandas, defensas y demás para pasarte … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

Gestión de la energía: Técnicas cognitivas para tres tipos de energía del cliente.

2 abril, 2020, en Sin categoría por José Luis López Lorente


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

En estos tiempos que vivimos de confinamiento, nos va a venir muy bien escuchar y trabajar nuestro cuerpo. De modo que le he hecho un hueco en este blog a una experta entrenadora personal en Valencia que va a compartir su sabiduría sobre salud y ejercicio físico con nosotros en las próximas lineas.

Que lo disfruteis.

Muchas personas tienen problema con los desbalances energéticos que les impiden funcionar óptimamente, especialmente en lo referente al ejercicio. No solo estamos ablando de desbalances en la energía calórica, pero también el aburrimiento, la energía nerviosa y la hiperactividad. Sin importar del desbalance energético con los que tus clientes se enfrenten hay técnicas que como entrenador les puedes enseñar para ayudarlos a manejar con las altas y bajas de energía durante un programa de entrenamiento.

Un enfoque es implementa técnicas cognitivas. Hay técnicas cognitivas para los diferentes tipos de desbalances energéticos que tu cliente pueden enfrentar.

El cliente aburrido o cansado.

Todos hemos tenido clientes que están a sean cansados y no tienen el deseo de ejercitarse o se sienten aburridos e indiferentes sobre el ejercicio en general. Para estos clientes, será de ayuda si los haces identificar qué tipo de aburrimiento están sintiendo e identificar una estrategia de correlación para eliminar su aburrimiento.

  • Indiferente – Este cliente es del tipo interno. Pueden verse incluso alegres, pero no mucho los emociona.

Arreglo: Trabaja para encontrar formas más atractivas para que hagan ejercicio en lugar de solo “desconectarse” y hacer lo que les pides que hagan. Algunas cosas que puedes intentar es crear un ambiente emocionante y energético, cambiando algunas actividades de calentamiento cada sesión, alentar al cliente a concentrarse en una meta o algún desafío frente a ellos.

  • Calibrado – La mente de esta persona puede vagar, pero las buenas noticias es que ellas están abiertas a sugerencias y solo necesitan que los ayudes a enfocarse y a estar motivados.

Arreglo: Ayuda a tus clientes a establecer objetivos alcanzables que ellos puedan lograr semanal o diariamente (frecuencia de ejercicio, metas de hidratación, etc.). Dale un rastreador de hábitos que les permita ser el progreso que ellos hacen regularmente.

  • Buscando – Esta persona es desagradablemente inquieto, pensando en hacer alguna otra actividad. Es más probable que un cliente se sienta de esta forma antes de una sesión de entrenamiento. Esto podría ocasionar que cancelen una sesión o retrasen el ejercicio por su cuenta.

Arreglo: Aliéntalos a poner alarmas, haz que se pongan ropa deportiva, marca sesiones de ejercicio en su calendario. ¡Un recordatorio amistoso de que estas esperando por la sesión tampoco puede hacer daño!

  • Reactivo – Estos clientes tiene un fuerte deseo de escapar las situaciones aburridas y a ellos responsables de eso, evocando sentimientos negativos.

Arreglo: Alienta a estos clientes a hacer algunos ejercicios de atención plena o trabajos de respiración para reducir sus emociones negativas a su propio ritmo. Monitorea su humor durante tus sesiones y sintoniza si él o ella parece irritable. Mantén las rutinas y ejercicios frescas, y encuentra maneras divertidas para mantener a tu cliente interesado.

  • Apático – Clientes apáticos pueden parecer tener sentimientos de impotencia o depresión y una falta de emociones positivas.

Arreglo: Procura mantener cada sesión emocionante y novedosa, y alienta al cliente a expresar sentimientos de gratitud. Si tu cliente expresa que se siente deprimido, aliéntalos a ver a un profesional de la salud mental.

El cliente estresado o ansioso.

Los desórdenes de ansiedad son la enfermedad mental más común en los Estados Unidos y aun si tu cliente no tiene un desorden de ansiedad diagnosticado, todos pueden experimentar ansiedad y estrés negativo. La ansiedad activa el sistema nervioso simpático del cuerpo, así que antes de que el cuerpo este haciendo alguna actividad física, el cerebro le está diciendo al cuerpo que está bajo estrés. Por esta razón, ejercitarse es un método muy útil para la mayor parte de las personas que experimentan ansiedad porque esto los ayuda de romper el ciclo de la ansiedad en su cerebro que le esa diciendo a su cuerpo que hay alguna amenaza, dándole al cuerpo una salida para la energía ansiosa.

Prueba estas tres técnicas cognitivas.

  • Ganar comprensión – Ayuda a tu cliente a entender por qué el ejercicio es una manera efectiva de reducir la ansiedad y anímalos a evaluar sus sentimientos antes y después del ejercicio.
  • Construye confianza – Crea oportunidades para la experiencia de dominio. Si tu cliente se siente confiado sobre actividades en sus sesiones de entrenamiento, estos pueden ayudarlos a limitar su ansiedad sobre algo que sea difícil.
  • Comunícate explícitamente – Cuando comienzas una sesión puede ser de ayuda para algunos clientes ansiosos el explicarles que van a hacer hoy y que tú vas a caminar junto a ellos durante todo el proceso. Esto puede reducir su ansiedad sobre lo desconocido.

El cliente emocionado o hiperactivo.

Los clientes emocionados son algunos de nuestros favoritos porque son divertidos. LA emoción es divertida pero tal como la ansiedad, la emoción desencadena respuestas fisiológicas que pueden ser pesadas. A pesar de que estos clientes pueden ser divertidos, es más probable que ellos se distraigan, tengan un periodo de atención corto, o sea menos probable que recuerden las instrucciones. Prueba estas técnicas:

  • Crear Estructura – Crea elementos de estructura en sesiones de entrenamiento haciendo cosas como seguir un calentamiento, entrenamiento, y/o rutinas de enfriamiento que sean similares durante cada sesión. Crea un tiempo de inicio y de final, y usa alarmas de ser necesario.
  • Limita las distracciones – Si es posible, entrena con estos clientes durante horas menos concurridas en el gimnasio y clubs de salud, o preferiblemente en un espacio privado.
  • Planificación – Anima a estos clientes a programar ejercitar en su calendario y poner alarmas así que, si se distraen o se olvida, tengan un recordatorio útil.
  • Instrucciones escritas – S tus clientes están realizando un programa de entrenamiento en casa o en por su cuenta, escribe instrucciones que sean útiles si se vuelven olvidadizos o distraídos. Herramientas como Workout Labs pueden ser muy útiles.

Enseñarles a los clientes alguna de estas técnicas cognitivas puede ayudarlos a que sean más exitosos al adherirse y disfrutar de los programas de entrenamiento y últimamente encontrar un mejor balance en su vida diaria. Recuerda, como entrenador personal, no esa dentro de tu alcance proveer de consejos sobre la salud mental o asesoramiento, pero puedes implementar técnicas como estas. Si tu cliente necesita asesoramiento sobre su salud mental, aliéntalos a ir con un profesional de la salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada