IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

El modelo BEM

El modelo BEM del experto Javier Velázquez propone 7 tipos de motivación asociados con los diferentes estilos de jugador.   Photo by Anna Samoylova 1. Propósito superior: Cuando el jugador está motivado por un objetivo que es más grande que … [ leer más ]

Lo más leído

El juego de la vida

7 mayo, 2018, en El juego de la Vida por Andrea Angel


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

¿Por qué y para qué jugar?

 

Hoy en algún momento del día recordé una de las experiencias más memorables de mi vida… fué en mi niñez, cuando jugando con una prima me desconecte de mi tiempo y mi espacio para convertirme en una pirata que encontraba tesoros viajando en un barco gigante de madera. Fueron 4 horas intensas en un parque de Bogotá, en donde no existía más que mi mundo imaginario. Imaginar es uno de los mejores y más divertidos procesos que ejecuta nuestro cerebro. Imaginando, somos todo lo que podemos ser y hacemos todo lo que queremos hacer… no hay barreras, no hay límite. Nacemos con este poder y lo vamos dejando ir a medida que pasan los años. No nos damos cuenta de que se fue oro de nuestras manos, de que se fue el tesoro de pirata que un día encontramos en el parque.

 

PlayPhoto by Ben Hershey on Unsplash

¿Y por qué digo que dejamos ir el oro de nuestras manos?

 

Porque ahora imaginamos mucho menos, porque nuestra imaginación se va yendo a medida que vamos alcanzando la madurez, nos volvemos menos creadores de historias, más analíticos y más críticos, menos soñadores. No nos damos el tiempo para ser creativos y creemos que es una habilidad de algunos genios o artistas que nacieron para eso. El mundo necesita más personas con la capacidad de pensar de manera diferente, de crear sin límites, de inventar mundos inimaginables, de experimentar, de volver a ser niños. El mundo necesita volver a jugar.

Jugar… es mágico, Charles E. Schaefer en su libro Terapia de juegos con adultos; dice que los filósofos desde Platón hasta Sartre observaban que las personas eran mayormente humanas, enteras, libres y creativas cuando jugaban. Esto tiene una explicación y es que el cerebro recibe a través del juego una cantidad de estímulos a nivel psicosocial. Jugando se  fomenta la autoestima, se potencian las habilidades sociales y el control emocional, la resolución de problemas y, cognitivamente, hace que se desarrolle nuestro córtex prefrontal derecho, el hipocampo y la materia gris en el cerebelo. Esto provoca una mejora en habilidades de planificación estratégica, navegación espacial, y pensamiento matemático, fortalece el lenguaje, la memoria, la velocidad de reacción y fomenta la creatividad.

Los juegos no son cosa de niños, el juego se involucra cada vez más en la vida de los adultos. En las organizaciones para etapas de formación o consultoría, el juego se usa como herramienta clave, porque permite la profundización de conocimientos basados en la experiencia. El cerebro recibe una serie estímulos y estos refuerzan algún conocimiento, esta información pasa a ser grabada como una experiencia de vida, y por un tiempo se queda ese conocimiento en la memoria de trabajo, para ser usada en el día a día de la organización. Los juegos son grandes aliados para motivar a las personas, las ayudan a  involucrarse en tareas difíciles de cumplir, es aquí cuando la gamificación juega un papel muy importante. Gamificar es el uso de dinámicas y mecánicas de juego en contextos que no son lúdicos, se usa mucho en el sector educativo y organizacional.

Uno de los grande aportes del movimiento alrededor de la “jueguificación” o “ludificación” (Gamification, en inglés), ha sido el trabajo que algunos de sus pioneros han realizado para entender las motivaciones humanas desde el punto de vista del jugador. El modelo Octalysis,  El modelo Octalysis, creado por Yu-Kai Chou fue uno de los primeros en proponer un mecanismo visual para organizar los tipos de motivación según los estilos de jugador. El modelo BEM, propuesto por Javier Velásquez, presenta nuevas visiones que abren caminos prácticos para quien desea diseñar juegos que logren trabajar la motivación de una manera significativa.  Experto en Gamificación

 

Jenga y niño Photo by Michal Parzuchowski

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada