IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Los invitados al ‘banquete’ de la deuda

No sólo son ya los bancos los que se ponen cómodos en las grietas del mercado financiero, con créditos al 1% y 36 meses del BCE en una mano y deuda pública al 5% y 18 meses en la otra. … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

¿Quién pagará las facturas de la banca?

20 febrero, 2012, en Actualidad por Ana Isabel Zarzuela
Tags: , ,

MaloRegularBuenoSobresalienteExcelente! (Sin votos)
Loading...

No les salen las cuentas, ni los plazos. Los bancos españoles ya han tenido que incrementar su capital en 67.000 millones en 2011 para mejorar la solvencia y el saneamiento de activos por la crisis. Las reservas aumentan en 10.000 millones de euros, han pasado en tres años por la travesía del desierto de las presiones de las provisiones, los fondos de saneamiento y los requerimientos de recapitalización, justo en el mismo escenario en el que la crisis ha mermado sus beneficios en un 97,87% durante los últimos doce meses. Pero en año y medio la banca afronta exigencias de 90.000 millones. Eso sin contar el saneamiento de los activos inmobiliarios a los que supuestamente los obliga la reforma financiera de Rajoy y a los que de Guindos les ha puesto ‘nombre’: 52.000 millones de euros. Ellos le ponen apellidos: el de los consumidores y quienes se atrevan a asomarse ahora al mercado inmobiliario.

La necesidad está sobre la mesa. Y con ella las tentaciones. La de la subida de comisiones y precio de servicios ya hace mucho que llegaba para los consumidores españoles. La de la dinamitar el euríbor y hacer subir los precios de las hipotecas para mejorar sus márgenes de beneficios, ya empieza a ser mucho más que un secreto a voces, ahora que se asume públicamente que hay descuentos en el precio de las viviendas (las mismas que atragantan sus cuentas) en torno a un 27% de media. Los clientes de la banca española lo van a tener muy difícil para poder beneficiarse de la caída de los precios de la vivienda, o de la supuesta puerta abierta a la liquidez gracias a las emisiones del BCE al 1%. Ni más casas, ni más baratas, ni con créditos más asequibles. Todo lo contrario. La banca no solo ha restringido el crédito para concederlo casi en exclusiva a los clientes más solventes, sino que, además, lo está encareciendo, aplicando hasta un 2% en el diferencial del euríbor.

Muy poco para los planes de Emilio Botín y sus socios en el sector: ya han empezado a barajar nuevos indicadores que suplanten al euríbor. Mientras tano, a finales de este año el crédito hipotecario podría superar un interés del 5,5%, con tipos de euríbor más un diferencial del 3% e incluso del 4%. Los herederos de Trichet en Bruselas han olvidado ya que, en origen de todo, según sus propios diagnósticos, estaba la falta de liquidez en la Unión Europea y en España la burbuja inmobiliaria (de construcción pero también de precios).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada