IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

El origen del mundo y la premodernidad

Sin duda una de las obras de arte más controversiales del siglo XIX es L’origine du monde (El origen del mundo en español, de 1866) de Gustave Courbet (1819-1877). Se trata de una representación explícita de los órganos femeninos sin … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

El origen del mundo y la premodernidad

2 agosto, 2018, en Arte Moderno, Pintura por JORGE ANDRÉS REYES RODRÍGUEZ


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
origen del mundo

El origen del mundo, obra controversial de Gustave Courbet

Sin duda una de las obras de arte más controversiales del siglo XIX es L’origine du monde (El origen del mundo en español, de 1866) de Gustave Courbet (1819-1877). Se trata de una representación explícita de los órganos femeninos sin mayor pretexto para su representación. Esta pieza, que actualmente está expuesta en el Musée d’Orsay en París, es única pues hasta ese momento jamás se había hecho una representación en torno a la mujer de esa índole. Se cree que lo que Courbet intentó representar en El origen del mundo es justo el hecho de que la mujer es el origen de la vida, sin embargo, también podría significar que el sexo es “lo que mueve al mundo”. Habría que rastrear las tendencias pictóricas del realista francés para contextualizar la pieza e intentar encontrar un sentido discursivo.

courbet

Mujer con loro, sensual obra de Gustave Courbet.

El catálogo de Courbet refleja el gusto del artista por los desnudos femeninos. Si bien, el desnudo no es una novedad para la época que se está analizando, la manera en que Courbet representa la feminidad a través del erotismo carnal, si es una característica del francés. Mujer con el loro (1866) y El sueño (1866) son claro ejemplo de esto. Ambas son piezas extremadamente eróticas.

Courbet

El sueño, otro ejemplo mas del erotismo de Courbet.

Sin embargo, lo de menos es el por qué de la representación, lo importante es encontrar los rasgos modernos en ésta. A Courbet, si bien se le clasifica como realista, se le suele describir como “un hábil creador de formas sensuales y densas, carentes de idea” (Combilla, pág. 51) por lo que encontrar características modernas en su Origen del mundo puede volverse complicado. Definitivamente en la forma no hay rastros de modernidad. Se trata de una representación figurativa con tendencias estilísticas hacia el realismo, por lo que hay que regresar una vez más al fondo, al contenido. Si suponemos que en verdad existe un fondo metafórico y que no es una representación burda, podría radicar ahí el sentido premoderno. Sin embargo hay que recordar que el realismo se caracteriza por la representación tal cual de la realidad por lo que atribuir contenidos intertextuales al Origen del mundo puede ser redundante. Posiblemente el único vestigio de pre-modernidad que podemos encontrar en ésta es el abandono de las tendencias oficiales del Academicismo francés de la época, un arte simplista y vacío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada