IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

La importancia de una Plataforma Digital alineada a su negocio

Las plataformas digitales se pueden concebir como un sistemas o sitios web personalizados, que satisfacen una o varias necesidades específicas en beneficio tanto del usuario, como de la empresa. Cuando hablamos de sitios web 2.0, estamos hablando de plataformas digitales … [ leer más ]

Lo más leído

La importancia de una Plataforma Digital alineada a su negocio

14 mayo, 2017, en Sin categoría por Cristian Meneses Flaque


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

pexels-photo-169677

Las plataformas digitales se pueden concebir como un sistemas o sitios web personalizados, que satisfacen una o varias necesidades específicas en beneficio tanto del usuario, como de la empresa.

Cuando hablamos de sitios web 2.0, estamos hablando de plataformas digitales con funcionalidades y propósitos de negocios específicos, orientados a agilizar los servicios que brindan.  A su vez las plataformas digitales usan la infraestructura de internet para construir su propio ecosistema digital, lo que se podría definir como una red de colaboración entre plataformas donde cada una cumple un propósito específico como complemento de las otras.

Veamos algunos tipos de plataformas digitales.

Plataformas de administración de contenido:

Hoy en día la clave de un buen sitio web radica en la capacidad de brindar contenido relevante y actual para nuestras audiencias, si pensamos en un sitio web como una tienda de moda, sabemos lo importante que es mantener nuestras vitrinas con lo más reciente de las colecciones o bien con grandes rótulos de “Rebajas” en épocas de liquidación.  Sin este tipo de plataformas, la única forma de lograr tener el sitio actualizado periódicamente seria con un equipo de programadores en nuestra planilla a tiempo completo, pero gracias a que hoy en día contamos los “CMS” o Content Management Systems tenemos la capacidad de crear estrategias de contenido con total autonomía en nuestro propio entorno digital.

Plataformas para envío de correos:

Los newsletters o boletines electrónicos son un pilar del marketing online que nos permiten llegar a nuestros clientes. Nuestro correo electrónico personal o de negocios no nos permite esta titánica tarea. Usar éstas plataformas tiene una gran variedad de beneficios, los usuarios no ven los correos de otras personas a las que se les envía el comunicado, la interacción con cada parte del boletín puede ser medida, es un formato liviano y digital por lo que su costo de envío es significativamente bajo, además podemos segmentar audiencias según parámetros demográficos y más.

Plataformas de e-commerce o comercio electrónico:

La buena noticia es que si deseamos vender nuestros productos en línea no tenemos que empezar de cero.  Existen muchas plataformas para vender productos, ya sea a través de sitios especializados donde podemos crear nuestra propia tienda, o bien servicios que nos permiten incorporar esta estructura de negocios a nuestro sitio web.  Muchas, sino la mayoría, ya tienen incorporados sistemas para pagar en línea como Paypal, lo que generará mayor confianza en los compradores ya que saben que su información permanecerá segura.

Plataformas de colaboración:

Estas herramientas son muy populares hoy en día, sirven para compartir en la nube grandes cantidades de información y crear accesos rápidos para compartir con quienes deseemos. Un buen ejemplo es Dropbox, donde tenemos entre 2 a 5 gigas de espacio gratis en un sistema que nos permite controlar las versiones­­ de nuestro trabajo, así como guardar stocks de fotografías y otros recursos que normalmente necesitan mucho espacio de almacenamiento. Otra plataforma que nos ofrece la facilidad de colaboración son las diferentes herramientas de Google donde varias personas pueden trabajar al mismo tiempo en un documento que está en la nube.

Plataformas de socialización o Redes Sociales

Correcto, estamos hablando de Facebook, Twitter, LinkedIn, Google+, etc.  Estas plataformas han venido a redefinir por completo las prácticas de marketing donde un buen diálogo nos permite usar a nuestra audiencia como principal medio para difundir nuestros mensajes.

Las redes sociales actualmente se han convertido en el lugar donde gestionamos una buena parte de nuestra estrategia de marketing digital por lo que es de suma importancia alinear estas plataformas dentro de nuestro ecosistema digital, sin embargo hay que considerar que cada empresa tiene sus propias necesidades de comunicación y la plataforma que le sirve a unos no genera los mismos resultados para otros, esto se debe a que cada red social tiene una dinámica y un propósito específico en nuestra mezcla de marketing.  Veamos en resumen algunas de ellas:

  • Facebook es un sitio diseñado para crear conversaciones y compartir contenido de forma sencilla.
  • Twitter es considerado un microblogging (140 caracteres), está orientado a mensajes vivenciales y sirve muy bien para eventos o noticias que suceden al momento.
  • Instagram (Una imagen dice más que mil palabras) la aplicación está totalmente orientada a teléfonos y a una experiencia táctil.

La pregunta más frecuente que nos hacemos es si deberiamos usarlas todas.  Bueno, esto dependerá por un lado de las necesidades que su empresa tenga, por ejemplo, si su negocio está relacionado con la fotografía entonces debería usar Pinterest e Instagram, si su compañía da seguimiento a eventos relevantes entonces podrías pensar en Twitter para dar estatus de la actividad en tiempo real y de forma abreviada y concisa.  Por otro lado, deben considerar el esfuerzo en recursos y dinero que representa mantener cada red social al día, ¿quién publica, quien monitorea las audiencias, quien genera el contenido (fotos, post, artículos, videos)?  Son preguntas que nos pueden dar una idea su costo sin mencionar el efecto negativo de una red social poco actualizada.

Teniendo estos factores en mente, debemos alinear un adecuado mix de redes sociales con el tipo de negocio al que nos dedicamos y por ende con nuestra estrategia de marketing, así lograremos maximizar los recursos con los que disponemos y ser más asertivos con nuestra inversión en medios.

 

Nuestra plataforma digital y nuestra audiencia

Como ven, el ecosistema digital de una compañía no depende de una sola plataforma digital, sino de varias plataformas adecuadamente alineadas para cumplir objetivos específicos dentro de una estrategia de marketing digital.

Un factor decisivo en el uso y alineamiento de plataformas digitales es el usuario en sí, nuestra audiencia, aquellos que a través de acciones específicas hacen que todo este esfuerzo tenga sentido.  Aquí es donde tenemos que entender el comportamiento del usuario y el “recorrido” que hace para llegar a realizar la acción que deseamos como negocio, por ejemplo, una compra.

En este “recorrido” del usuario tomemos como punto de partida Facebook.  Por medio de publicidad pagada o a través de acciones como “Me gusta” o “Compartir” logramos que el usuario nos conozca y nos comparta sus inquietudes.  Hemos generado una relación con un potencial cliente que nos ayudará eventualmente a difundir nuestro mensaje, pero además que ser nuestro “seguidor” en Facebook, queremos que el usuario se convierta en un cliente registrado en nuestra plataforma o bien, realice una compra. Ahora le corresponde a otra plataforma continuar con el esfuerzo de acercar más al usuario a nuestro objetivo final, la compra, no se trata de que todos los post de Facebook conecten al usuario con la página de inicio de mi sitio Web; cuando un usuario se interesa por un producto específico, lo ideal es que el siguiente paso sea llevarlo al contenido que desea ver como por ejemplo una página con información específica del producto.

Existen muchas plataformas con propósitos específicos, sin embargo, no hay una que nos brinde al 100% lo que exactamente necesitamos, por esta razón hay que crearla y el sitio web de nuestra empresa es el lugar adecuado para hacerlo.

 

¿Mi plataforma digital debe ser mi sitio Web?

Como ya mencionamos, más que una plataforma, debemos dimensionarlo como un ecosistema digital donde el sitio web debe jugar un papel clave como punto de convergencia de nuestros esfuerzos en internet, ya que es un espacio que podemos hacer 100% nuestro, esto incluye la experiencia de usuario, el uso de imagen, además de ser un espacio para brindar herramientas especializadas como sistemas de reserva online, tracking de paquetes, configuración de productos y talvez la más importante, nos permite ser encontrados en internet a través de Google.  Un sitio Web también le da relevancia a la marca, la confianza del usuario es mayor cuando sabe que no solo somos una página en Facebook sino un negocio con presencia online.

Gracias a la tecnología actual podemos hacer que nuestro sitio web sea una verdadera herramienta de negocios interconectada con nuestra audiencia.  Esto nos permite plantear verdaderos objetivos de negocio para nuestra web como dar seguimiento en tiempo real, contar con herramientas que agilicen nuestro servicio o bien extender una comunicación más personalizada y privada.

En este sentido, debemos dejar de pensar en nuestra página como un simple panfleto digital y empezar a pensar en cómo esta herramienta puede simplificar, agilizar o automatizar los procesos de atención al cliente de nuestra compañía.  Cómo configuramos nuestro sitio web para que convierta a nuestros usuarios en acciones que generen ganancia y oportunidades de venta.

Cuando un potencial cliente entra a una tienda, solemos tener una clara idea de cuál va a ser su comportamiento y el propósito de su visita, si entra a un restaurante probablemente vea el menú y a continuación ordene comida, si es una tienda de electrodomésticos entonces verá lo que busca, comparará marcas y realizará una compra, o bien si se trata de un despacho de servicios profesionales, la persona preguntara sobre tarifas y condiciones e intercambiará información personal para acordar una cita o bien adquirirá el servicio.

El mismo caso aplica en internet, donde nuestro sitio web debe ser creado para brindar la mejor experiencia de usuario posible donde procuramos darle al usuario lo que busca de manera fácil y rápida, evitando pasos innecesarios o interfaces con diseños confusos.

 

¿Como debe ser la anatomía de mi sitio web?

Una forma de ver el sitio web, sería como un gran embudo que capta una gran cantidad de usuarios por internet y los filtra hasta liberar unos cuantos, en la parte de abajo en forma de acciones, esto se conoce como el embudo de conversión.

A principios del siglo XX, Elias St. Elmo Lewis creo un modelo de marketing que trazaba el recorrido del consumidor desde el momento que una marca o producto atraía su atención hasta el punto de realizar la compra o generar una acción.

En este modelo identificó 4 niveles de fidelización:

  • Conciencia, el primero se refiere a tomar conciencia de que existimos, o en ingles lo que se conoce como “Awareness”.
  • Informar, el segundo nivel se refiere a informar, una vez que el usuario nos identifica y se siente atraído por alguna razón, este deseará saber más de nuestro producto.
  • Deseo, a continuación, el usuario entrará en la etapa de “deseo” donde estará anuente a comprar este producto, aquí es importante brindarle todos los recursos necesarios para lograr su objetivo, llegar al último nivel, la acción.
  • Acción, este nivel se refiere al momento de cumplirse una acción, por ejemplo el pago en línea que incluye un formulario con datos personales e información crediticia, método de entrega, un botón de verificación y un mensaje final que nos dice que la compra ha sido realizada satisfactoriamente.

Embudo de Conversión es un término de marketing online que trata de definir los distintos pasos que tiene que dar un usuario para cumplir un objetivo determinado dentro de la web, ya sea un registro, una compra o la generación de un lead.

Este tipo de modelo es sumamente valioso a la hora de alinear nuestra plataforma digital ya que nos da una idea de dónde ubicar a los usuarios en nuestro ecosistema digital según su nivel de fidelización y más importante, nos brindara una guía del tipo de contenido que debemos suministrarle según el nivel donde se encuentra.

Hoy en día estos modelos han evolucionado al punto que existen varios para cada industria; identificando con precisión el tipo de plataforma, herramienta de comunicación o método de marketing que se requiere para cada nivel en específico.

Ahora bien, existe otra forma de ver un sitio web, como un grupo de elementos (páginas) vinculadas entre sí por hilos o líneas, que a su vez definen su lugar por jerarquías.  Esto es lo que podríamos definir como un organigrama de flujo de información.

Para navegar en internet se requiere direcciones web como dominios o bien botones (incluyendo hipervínculos, y otros elementos que también sirven para este propósito).  Este tipo de anatomía nos permite entender que sucede una vez que cliqueamos en un botón o hipervínculo, y a donde vamos a ir a continuación.

Invertir tiempo en crear una estrategia de vínculos permitirá que por un lado le brindemos a los usuarios lo que buscan de manera más efectiva y por otro lado, nos permitirá quitar obstáculos y crear un camino más directo para que el usuario logre realizar las acciones que deseamos.

 

En resumen

  • Entender el concepto de web 2.0 nos permite entender del potencial que tiene internet para nuestro negocio y nos abre la puerta a una gama de posibilidades que pueden hacer la diferencia a la hora de hacer incursionar en la web.
  • Nuestra plataforma digital es un ecosistema donde diferentes plataformas cumplen propósitos específicos en el recorrido que hace el usuario para cumplir aquella acción que tanto deseamos.
  • Las redes sociales, anuncios en internet, campañas de correo y otras herramientas de marketing son de suma importancia en nuestra estrategia de marketing y dentro de nuestra plataforma digital, sin embargo, debe existir un punto en común a donde llevemos a nuestra audiencia.
  • El sitio web de una empresa debe estar dotado de aquellas herramientas necesarias para maximizar las utilidades, automatizar los procesos y simplificar los pasos que debe hacer el usuario para cumplir su objetivo. Más que un panfleto digital, un sitio debe ser la plataforma que gestiona el trafico proveniente de las redes sociales y publicidad, redirigiendo a los usuarios a contenido relevante con lo que buscan, esta no solo es la clave para tener éxito en los buscadores de google, también es indispensable para cumplir las expectativas y satisfacción de nuestra audiencia.
  • La tecnología actual nos permite tener un máximo control de nuestra plataforma, esto es clave en un mundo donde la clave del éxito radica en la actualización constante de contenido y estrategias de direccionamiento.

Tomemos el control de nuestra plataforma digital y hagamos que nuestro negocio sea un éxito en internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada