IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Conociendo al Prosumidor

  Prosumidor es un productor y consumidor de contenido Román Cendoya, el periodista español, describe al prosumidor en su libro “rEvolución: del Homo Sapiens al Homo Digitalis” , analizando la realidad actual y el efecto de la tecnología en la sociedad. Como … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

Conociendo al Prosumidor

14 mayo, 2017, en Marketing, Prosumidor por Maria Beatriz Fernandez Passarino
Tags: , , , , , , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
El prosumidor un nativo digital donde internet es su habitat natural

El prosumidor un nativo digital donde internet es su habitat natural

 

Prosumidor es un productor y consumidor de contenido

Román Cendoya, el periodista español, describe al prosumidor en su libro “rEvolución: del Homo Sapiens al Homo Digitalis” , analizando la realidad actual y el efecto de la tecnología en la sociedad. Como indica este artículo de El Mundo: “los humanos que habitamos actualmente este pequeño planeta somos los últimos Homo sapiens pues estamos siendo sustituidos por una nueva especie del género homo: el “Homo digitalis“. Con avances tecnológicos vertiginosos, en cuestión de pocos años hemos visto nacer y morir innovaciones revolucionarias. Tal es el caso del disquete, el fax, el CD y el VHS entre muchos otros, nadie imaginó el alcance ni el impacto que tendrían en nuestras vidas cuando se introdujeron en el mercado.
En el área del entretenimiento, grandes escritores de cine imaginaban mundos futuristas, avances tecnológicos y sociedades vanguardistas. “Back to the future” parte 2 de 1989, es un buen ejemplo de muchas predicciones acertadas impensadas que se cumplieron en nuestros tiempos. Su visionario guionista imaginó un futuro tecnológico con bastante precisión, pero falló al imaginar a la sociedad. En la película, la gente caminaba y paseaba por la calle como siempre fue habitual. Sin embargo, para traerlo a la realidad en 2015, año que viajan en el tiempo al futuro, faltó la conectividad,  mostrar seres humanos caminando conectados y concentrados mirando un dispositivo en su mano, su celular.
Ese mismo año, la penetración de los teléfonos móviles ya llegaba al 97% a nivel global, y los dispositivos rondaban los 9.7 mil millones, o sea, había más dispositivos que personas en el mundo. La adicción al celular va en aumento, pues lo consultamos una media de 150 veces por día, dedicándole cerca de 177 minutos diarios. Así lo confirma este informe Mobile de España y el mundo 2016 sobre las tendencias digitales.

El consumidor actual, es muy diferente al de décadas atrás. Tiene acceso a internet y a toda la información que le interesa las 24 horas del día, los 365 días del año, a sólo un click. Este nuevo consumidor, ya no es un ser pasivo receptor de información, también es generador, productor de contenido, de ahí que se lo denomina por el anacronismo “prosumidor”. Crea contenido de todo tipo y lo comparte en sus redes sociales, websites, blogs, etc. En cierta manera, renuncia a su privacidad en pos de validación social y acumulando “likes” al publicar en redes contenido privado y dejando su vida a disposición de quien quiera opinar, sean amigos o no.
Todos los días surgen nuevas apps que facilitan su vida, muchas disponibles de manera gratuita o con servicio “freemium” o sea gratis hasta que requiere alguna funcionalidad por la que debe abonar online.
Este prosumidor, invierte horas online en averiguar lo que le interesa, es experto en lo que le apetece, pues accede a una fuente infinita de información, su límite es su tiempo libre disponible, compra productos por internet con medios de pago digitales en el exterior y contrata la entrega por Fedex puerta a puerta. Es multi-pantalla y multicanal, está híper incentivado, súper informado, es exigente, muy participativo y ávido de conversar con las marcas, quiere dar su opinión y quiere que la marca le escuche y le conteste. Conoce sus derechos como consumidor y los hace valer. Su opinión ha tomado fuerza y ha dado lugar a “influencers”, líderes de opinión, con audiencias propias en sus múltiples plataformas digitales.
Sus reclamos en el plano digital, pueden hacerse oír a viva voz, pues, accede a sus diferentes audiencias en distintas plataformas o redes y a través de múltiples dispositivos. Tiene la capacidad y el poder de desarrollar en minutos su propio blog, contar su propia experiencia, publicarla en la web y amplificarla en sus redes sociales. El prosumidor, encuentra en el mundo online su hábitat natural y cuando de hacer escuchar su opinión se trata, no escatima en alabanzas ni en críticas. Y las empresas han comenzado a escucharlos, no sólo para “escuchar al mercado” , entender qué buscan y aprovechar nichos de mercado, sino también como parte del servicio al cliente, para conversar con ellos y por ende, mantener el top of mind, aumentar el engagement, la fidelidad y recordarles a través del contacto personalizado que la marca es positiva para ellos. En cuestión de segundos pueden convertirse de embajadores de marca  y defensores de un producto, a implacables críticos publicando su mala experiencia y disconformidad con la empresa.

Pero ¿cómo hacer para tener un lugar en la mente del prosumidor? ¿Es fiel, leal a una marca? ¿Cómo lo enamoramos y convertimos de cliente potencial a  un embajador de marca? Es un gran desafío para nosotros, los expertos en Marketing, entender cómo conectar, colocar nuestra marca en su mente, diferenciarnos del resto de las marcas, cuando está permanentemente bombardeado con publicidad de todo tipo y en todos los formatos.
Debemos tener una visión estratégica hacia este prosumidor, concentrando nuestros esfuerzos de marketing y recursos económicos, para entenderlo, conocerlo con mayor profundidad, para poder conectar mejor con él. La estrategia para llegar a un Millennial difiere de la que debemos abordar con un Centennial o de la Generacion X. De ahí la relevancia en comprender su comportamiento, su relación con la tecnología y los hábitos de consumo de cada segmento en particular al que queremos llegar, para hablarle, codificando nuestro mensaje en un lenguaje que él pueda decodificar, que sienta que la marca le habla a él, entienda lo que queremos decirle, en el momento que está más predispuesto a escucharnos y justamente en la plataforma digital que consume. De esta manera, nuestra estrategia será delineada específicamente pensando en el target y será más efectiva, la conexión con nuestra marca se dará de manera natural, aumentaremos el engagement, fortaleceremos su fidelidad para que nos elija y siga eligiendo y recomiende a su entorno.

Crédito de la imagen que ilustra la nota
https://pixabay.com/es/hombre-c%C3%ADrculo-estructura-redes-1915351/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada