IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

¿Usas eficazmente Linkedin para tu profesión de arquitecto?

  Muchos gremios profesionales ya han accedido mayoritariamente al entorno 2.0 y están empezando a comprobar sus buenos resultados. En la mayoría de los casos, un trabajador por cuenta ajena, un autónomo (caso más típico de un “arquitecto 1.0”), una … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

¿Usas eficazmente Linkedin para tu profesión de arquitecto?

12 junio, 2015, en IDENTIDAD DIGITAL, SOCIAL MEDIA MANAGEMENT por RODRIGO ALMONACID C.
Tags: , , , , , , , , , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
uso profesional de Linkedin para arquitectos ( @ro_almonacid, estudio r-arquitectura )

Linked-In, una fiesta en la que cada cual elige su “disfraz profesional” y a la que los arquitectos acudimos sin muchas ganas de pasárnoslo bien.

 

Muchos gremios profesionales ya han accedido mayoritariamente al entorno 2.0 y están empezando a comprobar sus buenos resultados. En la mayoría de los casos, un trabajador por cuenta ajena, un autónomo (caso más típico de un “arquitecto 1.0”), una PYME, o incluso una organización o institución (como ocurre con muchos Colegios de Arquitectos, por ejemplo) empiezan por adentrarse en las redes sociales abriendo un perfil en Linkedin, donde parece que “hay que estar” por motivos profesionales…

Esta red vertical, sin embargo, es la menos “activa” de todas las redes, pues su dinamismo es escaso, y son solo un reducido porcentaje de usuarios los que publican contenidos y/o consultan su timeline para ver “qué se cuece” en su sector profesional a diario o semanalmente… La actitud en Linkedin es pasiva, y la interactividad (debates, comentarios, recomendaciones, etc.) tampoco alienta a cambiar de percepción al usuario básico de esta red, donde muchos se conforman con tener poco más que una Bio y quizá algún breve Curriculum Vitae, uno de los errores típicos de muchos usuarios de Linkedin. En mi gremio, el de la Arquitectura en general, y el de los arquitectos en particular, esto es casi una ley no escrita pero mayoritariamente aceptada.

Pero, aceptando este sorprendente desdén hacia los resultados que pueda proporcionar Linkedin a cualquier usuario, lo cierto es que todos (o casi) tenemos un perfil en Linkedin, pero pocas veces nos hemos planteado seriamente ni por qué lo tenemos ni para qué objetivos profesionales lo hemos orientado, ¿verdad?

No seré yo quien dé la respuesta definitiva a estas cuestiones, pero si de algo te pueden valer las reflexiones que comparto contigo en este blog del IEBS sobre Marketing digital para la Arquitectura o en mi selección de artículos sobre el tema en mi Scoop.it , es para darte cuenta de forma sencilla de cómo se pueden aprovechar estos resortes del entorno digital para aumentar tus oportunidades profesionales en cantidad y en calidad. Voy a explicarte este caso de Linkedin (aunque podría valer para cualquier otra red social) con un símil muy sencillo y seguro que lo vas a comprender, a modo de secuencia de 6 etapas que te servirán para saber las posibilidades que tiene y en cuál de ellas te encuentras tú. Estas serían…

1º) ESTAR: en realidad, partimos de que QUEREMOS ESTAR, y entonces decidimos dar el paso y empezar a ESTAR. Es como una fiesta: si nos apetece ir es porque pensamos que nos lo vamos a pasar bien, así que decidimos acudir muy animados. (Si no confiamos en los beneficios de usar la red, es mejor esperar antes de estar…).

2º) ESTAR VESTIDO: si vamos a ir a la fiesta, ¿no deberíamos arreglarnos un poco? Ir desnudo no sería una buena forma de presentarse allí, así que hay que elegir atuendo. Debemos saber qué orientación profesional queremos que los demás vean al usar Linkedin, y tenemos que apostar por ella con claridad. Cuanto más específico seas al mostrarte, mucho mejor.

3º) ESTAR BIEN VESTIDO: si resulta que vamos a la fiesta y sabemos que va a acudir alguien que nos interesa, seguramente lo mejor sería distinguirse con un buen traje o vestido, ¿no es así? No se trata de ser a toda costa “la reina de la fiesta”, pero sí al menos que la gente que te interesa se fije en tí, y eso empieza por tu apariencia, por tu “look”. Este “look” lo eliges tú: casual, de traje, de etiqueta… (puedes ver algunos formatos atractivos de CV 2.0 muy interesantes en este post). En la red esto implica dar una información precisa y enfocada hacia nuestras expectativas profesionales, no solo un aburrido curriculum 1.0 donde se hable solo de la experiencia profesional del pasado sino de lo que nos vemos haciendo en un futuro como profesionales en el nuevo escenario laboral.

4º) QUE VEAN QUE VAS BIEN VESTIDO: las redes no son un ente estático, ni siquiera Linkedin lo es, aunque lo parezca. Si en la fiesta te quedas parado en una esquina con tu cocktail seguramente no vas a relacionarte con nadie y nadie se dé cuenta de que estuviste allí. Las redes funcionan igual: si quieres que alguien te vea en Linkedin, debes mostrarte activo, ya sea publicando contenidos (la mejor “tarjeta de visita”, sin duda alguna), comentando lo publicado por otros o recomendando lo interesante de sus aportaciones. Si lo haces, te harás visible, y con el tiempo irás ganando “contactos” (= “fans” o “amigos” en Facebook = “seguidores” en Twitter). Son tus nuevos amigos de la fiesta, con los que acabarás pasando una velada interesante, sobre todo al empezar a ir a otras nuevas fiestas.

5º) QUE DIGAN QUE VAS BIEN VESTIDO: si ya te has destacado por tu atuendo y te has lucido un poco en la fiesta, lo lógico es que empieces a ser objeto de comentarios por algunos invitados elogiando la elegancia de tu vestimenta o tu forma de bailar. Siempre habrá a quien le parezcas un impertinente, eso es normal, pero si actúas con educación y generosidad, los resultados llegarán. No digo yo que acabes causando sensación en todas las fiestas a las que acudas, pero desde luego que notarás que se valora tu presencia allí donde acudas. Si llegas a esta fase, ¡¡enhorabuena!!, ya has superado la fase PUSH y estás en la fase PULL del Marketing online de tu marca. La gente vendrá a a invitarte a ti para ir a su fiesta.

6º) QUE TE LLAMEN PARA AYUDARLES A ELEGIR VESTIDO: la última fase del purchase funnel (o “embudo de ventas”) es lograr conversiones, o sea, hacer negocio tangible. Si has logrado tener una buena reputación por tu forma de vestir, seguramente acaben llamándote otros invitados a la fiesta para recomendarles cómo elegir vestido para la siguiente y destacarse como lo has logrado tú. Aquí ya no solo hace valer tu reputación digital en la red, sino tu experiencia profesional por la que te has dado a conocer a través de tu presencia online. Si has completado una formación especializada en un tema de nicho (p. ej. Sostenibilidad en Arquitectura), lo mejor es apostar por ello decididamente y afianzarte con tu actividad en la red como experto en la materia; verás cómo así otros usuarios te empezarán a tomar en consideración, y tendrás un aumento de consultas que acabarán siendo encargos profesionales si tu actitud es generosa, solvente y responsable.

¿Fácil, verdad?

Como la presencia digital en el resto del entorno 2.0, estar en la red es algo similar a “ponerse a dieta”: depende (sobre todo) de la voluntad de uno, pero obliga a un compromiso regular y constante, y hay que asumir desde el principio que los resultados no son visibles inmediatamente… La “esbelta figura” de uno en Linkedin hay que trabajarla, pero sus beneficios para la salud profesional y la estética personal son evidentes, eso es incuestionable.

En todo caso, lo primero es empezar por el principio y “echar a andar”. Luego ya depende de ti empezar a dar pasos hacia adelante y “hacer camino al andar”… Pero como escribía el poeta Kavafis sobre su anhelada Ítaca, lo mejor no es solo alcanzar el puerto sino todo lo que se descubre al navegar.

1 comentario para ¿Usas eficazmente Linkedin para tu profesión de arquitecto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada