IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Triángulo de calidad de proyectos, ¿añadimos la calidad como variable?

Una duda que nos puede surgir a la hora de analizar el triángulo de calidad de proyectos es saber si la propia calidad del producto puede representar una variable mas del triángulo. Y es que para ver si la calidad … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

Triángulo de calidad de proyectos, ¿añadimos la calidad como variable?

7 diciembre, 2017, en Gestión de proyectos, Sin categoría por Vanesa Fernandez Membrillera
Tags: , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Una duda que nos puede surgir a la hora de analizar el triángulo de calidad de proyectos es saber si la propia calidad del producto puede representar una variable mas del triángulo.

Y es que para ver si la calidad debe presentarse dentro del triángulo, debemos aclarar primeramente cuál es la definición de la palabra calidad. Según la RAE, calidad es:

Propiedad o conjunto de propiedades inherentes a algo que permiten juzgar su valor
Adecuación de un producto o servicio a las características especificadas
Condición o requisito que se pone en un contrato
Haciendo una composición de estas definiciones y aplicándolas a un producto, se podría resumir que la calidad son las propiedades y características de un producto especificadas en un documento vinculante como puede ser un contrato. Es por ello que la calidad es la propia definición del producto en cuanto a especificación y no se trata de una variable más, sino que es inherente al propio producto.

Siendo pragmáticos: la calidad de un producto (o proyecto) es la propia definición de requisitos mínimos bajo los cuales se considera aceptable para nuestro cliente y por las que estará dispuesto a pagar un precio determinado. Si la especificación del producto es ambigua, es probable que el feedback del cliente sea negativo y lo achaque a una mala calidad del producto cuando el problema inicial ha sido una incompleta definición del mismo en cuanto a requisitos.

Voy a poner el ejemplo que salió en un debate con una compañera en la oficina: si en la especificación para diseño y montaje de una camilla de ambulancia no se indica que esta deba llevar ruedas en las patas, se construirá sin ruedas, por muy lógico que parezca que se debiesen de poner. ¿Os imagináis el panorama? ¿Ha sido un problema de calidad? o por el contrario ¿ha sido un problema de definición?

No obstante, hoy en día, son cada vez más las empresas que prestan servicios a un cliente que tratan de obtener las certificaciones en cuanto a cumplimiento con la normativa de calidad que rige en la unión europea, tipo ISO 20000.

Si tenemos la opción de trabajar con empresas certificadas (o en proceso de certificación), sabremos que al menos van a ofrecer un mínimo de garantías en lo que se refiere al ciclo de producción y que los estándares serán los suficientes como para podernos centrar exclusivamente en definir la funcionabilidad y caracterización del producto en la fase de toma de requisitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada