IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Música en el cine: análisis y tipologías

¿Por qué la música es tan importante en una experiencia audiovisual? ¿cómo funcionan los mecanismos musicales para generar emoción en el espectador? ¿qué posibilidades me ofrece la música para dialogar con la imagen?. En este post tienes las claves. “En … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

Música en el cine: análisis y tipologías

12 febrero, 2014, en Artículo, Narrativa, Storytelling por Jose Abellán
Tags: , , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

¿Por qué la música es tan importante en una experiencia audiovisual? ¿cómo funcionan los mecanismos musicales para generar emoción en el espectador? ¿qué posibilidades me ofrece la música para dialogar con la imagen?. En este post tienes las claves.

“En una experiencia audiovisual el audio es más importante que lo visual”, eso escuché hace años en clase y no estuve de acuerdo. Ahora, sí. Dicen que una de las razones es que el audio es un experiencia interna, el sonido se introduce en tu cuerpo, mientras que la experiencia visual siempre será externa, la imagen la ves fuera, ajena a ti. Puedes hacer tú mismo la prueba: elije una escena de una película que te haya impactado, la que quieras. Vuelve a reproducirla sin audio. Está vacía, hueca, es una experiencia superficial. Ahora, reprodúcela esta vez quitando la imagen, sólo el audio. La experiencia con el audio es más intensa, ¿verdad?, y, si tiene música, es casi completa: vuelves a imaginar la parte visual y sigues sintiendo casi la misma experiencia que si la reproducción fuera audiovisual.

Ahora, pon una buena canción, por ejemplo, con un vídeo de mala calidad. La experiencia, como espectador, es extraña, pero intensa: la música engancha con la imagen, sirve de hilo temporal, da más significado, emociona. Ahora prueba a hacerlo al revés: pon un vídeo de buena calidad y un sonido malo. No engancha, no conecta, no tiene fuerza.

Voy a analizar una película para explicar qué tipologías musicales podemos encontrar en el cine y aplicarlas a cualquier proyecto audiovisual. El caso de estudio es la película Mon oncle (Jacques Tati, 1958) es tierna, mágica, divertida y tranquilizadora, como la misma historia. Es música original creada por Alain Romans y Franck Barcellini y que consigue que, al escuchar la banda sonora, tras ver la película, vuelvas a ver a los personajes, sus acciones, ¡incluso ciertos olores!.

A modo general, la música tiene un tema principal que se va repitiendo a lo largo de la película: el mismo tema melódico que cambia de timbre y de color al cambiar de instrumentos, siempre cuando vemos el barrio donde vive Mi tío (o alguno de sus habitantes), actuando, de esta manera, como leitmotiv. Como contratema está el silencio con ruidos electrónicos y mecánicos, ocupando, principalmente, las escenas de la casa moderna, la fábrica y el despacho. Además, en la secuencia final hay un giro de significado en la música, por lo que hablamos de un tema principal repercutido (lo explico mejor más adelante).

La música tiene una doble relación con el espectador, tanto emocional como intelectual: por un lado, tiene una relación emocional, pues transmite alegría (y cierta locura) cuando vemos escenas del barrio donde vive el Mi tío (o alguno de sus habitantes); y, por otro lado, tiene una relación intelectual, pues cuando suena la música sabemos que nos acercamos al barrio. La película empieza con el tema principal, flautas y piano, vemos a unos perros abandonados, la flauta parece seguir el movimiento de uno de ellos, oimos unos cascabeles, vemos un carro tirado por un caballo y, cuando los perros llegan a una casa moderna y minimalista, la música se apaga. Al volver el carro tirado por el caballo volvemos a escuchar la melodía: flautas, piano y cascabeles. La acción vuelve al barrio, vemos a un barrendero parlanchín a la vez que suena un saxo, y, en pocos minutos, volveremos a escuchar el mismo tema, esta vez con xilofon, guitarra y piano. Además, cuando suena el tema principal, se suele escuchar una suave y dulce algarabía de fondo. Un ejemplo de relación intelectual lo tenemos en el silencio de la oficina del padre del niño suena el teléfono y, al descolgarlo, se oye música alegre, que se interrumpe al colgar el teléfono; posteriormente, entran dos ejecutivos más y, al descolgar nuevamente el teléfono, sigue sonando la misma música, viendo descolgado el teléfono en la cabina del barrio de Mi tío y, de fondo, al barrendero parlanchín, y las flautas, digo ¡los perros!. Aqui tienes los dos primeros minutos de la película:

La música suele tener una forma de aplicación diegética, es decir, suele tener una duración finita y dura lo que dura la escena que ocurre en el barrio, viendo el mercado, los perros vagabundos, el descampado, el carro tirado por el caballo, el barrendero parlanchín, etc. Además, suele tener una actitud empática, es decir, simpatiza con aquello que nos muestra. Por ejemplo, cuando tras ver imágenes de la casa moderna y escuchamos silencio con ruídos electrónicos, oímos el tema principal y vemos al niño y a Mi tío montando en bicicleta, que se interrumpe al final de la secuencia.

Aunque también existen momentos extradiegéticos con actitud anempática, como en el atasco de coches que podemos ver al principio de la película mientras suena una canción divertida: coches avanzando, coches parados, cediendo el paso, más coches parados, dejando al niño en el colegio, yéndose y, de fondo, un piano alegre que se silencia al llegar a la fábrica.

La vinculación, si bien es de carácter no integrado, es decir, no pasaría “nada” si la música no estuviera en escena, tiene un diseño característico de vinculación integrada, es decir, la escena se explica por la música y la música se explica por la escena: siempre oímos la música es cuando vemos al barrio (o alguno de sus habitantes). De manera más rígida, las únicas escenas de vinculación integrada propiamente dicha son en el concierto en una cena elegante cuando oímos y vemos un violín y un piano, y en el final de la escena donde vemos al carro tirado por el caballo lleno de gente cantando, a coro, la melodía del tema central.

En la secuencia final oímos el tema central al ver coches entrando al aeropuerto, gente con maletas, al ritmo de clarinetes y batería y, al ver el niño cómo se marchar Mi tío, la música se va silenciando. La música volverá tras una travesura involuntaria del padre del niño, cambiando así de significado: hasta el momento implicaba a uno de los habitantes del barrio de Mi tío y ahora acompaña a la felicidad del niño, dejándonos con la maravillosa y tierna duda de si no estaba siendo así en todo momento.

Por último, quiero destacar los momentos de sincronía entre la música y la imagen: “sincronía se refiere a un punto de sincronización en una cadena audiovisual es un momento relevante de encuentro síncrono entre un instante sonoro y un instante visual” del libro La Audiovisión (Michel Chion, 1993). Cuando, en la escena inicial, vemos caer una tapa metálica de la basura oímos unos platillos de batería; cuando el barrendero parlanchín retoma una conversación que parecía acabada volvemos a escuchar a un saxo; y, en la escena final, vemos acceder al aeropuerto a un cura cojo al ritmo de un trombón entrecortado.

La película es una bonita experiencia audiovisual, un diálogo entre la música con la propia historia, con sus lugares y sus personajes que hacen entrar al espectador en un tierno y sensible círculo mágico al más puro estilo de Jacques Tati.

Con este blog seguiré compartiendo y desarrollando preguntas, inquietudes y obsesiones relacionadas con la gamificación, la narrativa y lo transmedia. Mientras esté cursando el master en Gamification y Narrativas Transmedia publicaré dos post a la semana: todos los lunes y miércoles ¿Qué te parece?.

JAF oct13

Sobre el autor de este blog: Jose Abellán

Licenciado en Comunicación Audiovisual, master en Gamification y Narrativas Transmedia (cursando). Cuando entra en la partida, todas las criaturas y proyectos ganan +15 en motivación intrínseca. Más de mí en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada