IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

DE LA PREVENCIÓN A LA NATURALIZACIÓN

El enfoque de la prevención es innegociable en una sociedad en la que la punta de lanza de las distintas políticas públicas, no solo en materia sexual o reproductiva, es la equidad entre todos sus ciudadanos.   Mi abuela Elpidia … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

DE LA PREVENCIÓN A LA NATURALIZACIÓN

1 diciembre, 2017, en Ciudadanía sexual, Derechos reproductivos, Derechos sexuales por Edna Katerine Moreno Velandia
Tags: , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

El enfoque de la prevención es innegociable en una sociedad en la que la punta de lanza de las distintas políticas públicas, no solo en materia sexual o reproductiva, es la equidad entre todos sus ciudadanos.

 

Mi abuela Elpidia tiene 90 y pico, hace las mejores arepas del mundo, tiene presente el nacimiento de cada uno de sus 13 hijos y reza cada día por los nietos y los bisnietos. A mí me dice Señorita Luna. Alguna vez me contó que después del cuarto crío rezaba para que Dios no le mandara más, a todos los tuvo en la casa, con partera, sin controles prenatales y con la incapacidad indiscutible de decirle a mi abuelo que no más hijos, porque el castigo divino sería formidable. El único anticonceptivo que conoció mi abuelita fue mi papá (el hijo mayor) que viéndola recién parida de la última, le dijo con firmeza a mi abuelo que de ahora en adelante dormirían en cuartos separados.

Mi abuelita, como millones de mujeres en el mundo entonces y aún hoy, no tuvo posibilidad de elegir. Todas las nietas tenemos carrera universitaria y nuestras hijas seguramente pasarán de largo por el doctorado. Para todas nosotras es natural haber completado el bachillerato y haber ido a la universidad, ninguna tuvo que seguir un designio ajeno a sus deseos… y para Doña Elpidia es lo más natural del mundo que las nietas casi no vayan a visitarla porque o están estudiando los últimos semestres de la carrera o están trabajando, en un delicado equilibrio con la crianza (algunas de nosotras). La distancia que nos separa es la capacidad de elección. La vida que hoy vivimos esta generación de mujeres es el conjunto de una serie de decisiones donde cada una ha definido lo que quiere ser y hacer, la abuelita lo acepta y lo vive a la par, un poco a la distancia, pero a la par.

Foto: Uno Castillo

Doña Elpidia Medina. Foto: Uno Castillo

Colombia cuenta desde el 2014 con la Política Nacional de Sexualidad, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos cuya vocación es “la promoción y prevención, con el objeto que estos derechos se reconozcan, exijan, adopten y ejerzan, por ello, está dirigida a que toda la población vivencie la sexualidad o la reproducción, como ejercicio de su libertad, igualdad, autonomía, privacidad y dignidad” . Como bien lo anota el texto, el foco está dirigido a la promoción y a la prevención, por ello las distintas estrategias y actores están orientados a adelantar programas que logren el objetivo del ejercicio de una ciudadanía sexual.

Luís Miguel Bermúdez, un profe de sociales del Colegio Gerardo Paredes de la localidad 11 de Suba en Bogotá, eligió actuar y diseñó un currículo que se aplica en los grados octavo y décimo, y que ha bajado a cero el índice de embarazos adolescentes en una población escolar que tenía las tasas más altas del país. Este profesor, ganador del Premio Compartir 2017, puso en marcha un plan de prevención que parte de la reflexión y trabajo sobre las distintas violencias, especialmente las de género, con la perspectiva de atacar el problema de raíz, aquello que causa muchos de los comportamientos no deseables para el desarrollo libre y digno de una persona que luego se materializan en casos como las chicas de 14 o 15 años que asisten al colegio con su bebito y deben dejarlo afuera en el patio mientras asisten a las distintas clases.

El enfoque de la prevención es innegociable en una sociedad en la que la punta de lanza de las distintas políticas públicas, no solo en materia sexual o reproductiva, es la equidad entre todos sus ciudadanos. Evitar de todas las maneras posibles aquellos escenarios en donde se puede poner en riesgo la vida, la libertad, la dignidad, la expresión o cualquier derecho fundamental, hace parte de un modelo de vida en el que la autonomía se ejerza sin contravención a las normas jurídicas que la sociedad haya convenido. El caso del Colegio Gerardo Paredes, que ha alcanzado un resultado a todas luces deseable como que ninguna adolescente quede embarazada, es el mejor ejemplo de los programas de prevención que van más allá de evitar que las chicas trunquen en buena medida su plan de vida; este resultado ha evitado en un porcentaje muy alto la muerte de algunas por la práctica de un aborto clandestino, o tan siquiera la obligación de enfrentarse a la posibilidad de enfrentar el tener que suspender la gestación con todas las consecuencias emocionales, familiares, económicas y sociales que ello representa. Hoy por hoy lo natural en este colegio de Suba es que los estudiantes se enfrenten a violencias de género de manera esporádica y a medida que pasa el tiempo y el programa avanza hacia esferas más grandes como la familiar y la barrial, el impacto es mucho mayor en la sociedad. Llegará el día en que lo natural sea el ejercicio libre, responsable, digno y feliz de una ciudadanía sexual por parte de esta comunidad.

Una pregunta clave es ¿qué estamos esperando para implementar un currículo como éste en todas las instituciones educativas del país?. En cualquier caso no puede ser un dogma, cada comunidad escolar tiene sus propias dinámicas y características y el programa deberá adaptarse a las condiciones particulares de cada centro, pero la esencia del mismo habrá de mantenerse, entre otras cosas, para poder hacer un seguimiento y evaluación a los indicadores que de allí se puedan extraer. Sin duda es otro de los campos en donde podremos ejercer nuestra capacidad de elección frente a lo que queremos para el presente y futuro de los chicos.

El camino hacia la naturalización de los comportamientos deseables es largo, requiere de tiempo, necesita de frecuencia en las distintas prácticas y de cierta capacidad para convocar a los distintos actores que hacen parte del problema, a partir de sus necesidades y motivaciones. Doña Elpidia necesitaba sobrevivir y quería sobre todas la cosas que sus hijos tuvieran para comer y un techo que los abrigara, ella obedeció, pero a la vez armada de una gran resiliencia fue capaz de criarlos a todos de la mejor manera que tenía a su alcance. Sus hijos e hijas pudieron terminar la primaria, casi todos hicieron bachillerato y los menos completaron carreras técnicas o universitarias. Todos decidieron el número de hijos que estaban en capacidad de mantener. El contexto de los nietos es diferente porque nuestras motivaciones y necesidades son distintas, pasamos de las etapas más básicas de la pirámide de Maslow a las intermedias y a las superiores. Nuestras elecciones son de otro orden pero igual de vitales a las de Doña Elpidia en su momento.

La satisfacción de esas necesidades vitales se transforma por la fuerza de las historias de cada quien. El contexto de esta nonagenaria señora, su historia, hizo posible la historia de cada uno de nosotros, los espacios que hemos conquistado en distintas esferas deviene de sus propias conquistas.

Motivados por distintos factores como la independencia, la familia o el deseo de logro hemos llegado a escalones impensables hace 50 años. Mi papá previno varios riesgos, no sólo que hubiera más bocas para alimentar, también se comprometió en empujar a la prole para que estudiara y que cada uno se garantizara mejores herramientas para la supervivencia. Uno de los motivadores más profundos del ser humano es la familia, éste revela el deseo más intenso por hacerse cargo de otros, por cuidar, proteger, alimentar y construir en la perspectiva de un futuro común para todos, por sembrar y a la vez dejar un legado.

Prevenir escenarios negativos es una tarea que debemos seguir cumpliendo, pero no en una perspectiva infinita, el esfuerzo debe estar encaminado a naturalizar el conjunto de nuevos comportamientos que garanticen una vida de libertad, autonomía y progreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada