Profesor del mes de octubre

Screenshot_6Este mes de octubre, traemos como profesor del mes al director de programa del Master en e-Supply Chain y Logística internacional, Juan Luis de los Ríos.

Juan Luis se encarga de que los alumnos de IEBS que cursan el Master de Logística salgan con un muy buen sabor de boca. Podemos comprobarlo en su LinkedIn, donde alumnos de IEBS han escrito estas bonitas palabras sobre su papel como profesor en la escuela:

Screenshot_2

Pero no es esa la razón de nuestra mención a nuestro profesor del mes de octubre, sino la metodología que utiliza en la presentación de los proyectos finales del Master de Logística.

En Septiembre, Juan Luis ha realizado la tutoría del proyecto final en la que les ayuda a preparar sus defensas y, es que, sus alumnos, a parte de presentar su proyecto final, han de realizar una defensa a través de Skype. ¿Quieres saber más? ¡Atent@ a la entrevista que le hemos hecho, donde él mismo nos explicará esta metodología!


En el Master de Logística, los alumnos han de realizar la defensa de su proyecto final. ¿En qué consiste realmente esta defensa?

Tras varias ediciones siguiendo el modelo clásico en que el estudiante sube su trabajo al Campus virtual, el profesor lo revisa, lo califica y le da un feedback escrito, estaba insatisfecho por la falta de interacción. Así que, además de lo habitual, decidí que los estudiantes debían realizar una presentación de su trabajo por Skype y defenderlo ante mi. Se trata de conexiones de media hora por estudiante, en horario prepactado y calendarizado con tiempo, donde el alumno generalmente prepara previamente un powerpoint y luego me lo presenta compartiendo su escritorio conmigo, explicandome durante unos 20 minutos los pormenores de su trabajo. Luego, dejamos unos 10 minutos para diálogo, preguntas y aclaraciones.  

¿Qué objetivos pedagógicos se esconden detrás de esta práctica?

De entrada, dado que el enfoque de IEBS es la profesionalización del estudiante, la defensa del proyecto en los términos en que ahora la planteo se asemeja mucho más a cómo un profesional presenta en el mundo real un proyecto o propuesta que la anterior. Todos sabemos que el éxito en la venta de un proyecto o propuesta no radica simplemente en sus aspectos técnicos, sino que la empatía con el receptor, la asertividad y la convicción con que se defiende tienen tanto o más que ver con ello. Y en este sentido, recordemos que vendemos tanto de puertas adentro (vertical y horizontalmente) como de puertas afuera de la empresa. Muchos de los actos ante clientes, bancos, inversores, proveedores, compañeros, jefes, etc…, no son sino un acto de venta.

Por lo tanto, el sistema de defensas por Skype no es sino una ocasión más a lo largo del programa en la que el estudiante tendrá que ponerse el sombrero de profesional y comportarse como tal. Algunos de nuestros estudiantes ya tienen experiencia en presentaciones, pero no la mayoría, quienes por edad o por posición en la empresa no están bregados… Es por esto que aprovecho las tutorías previas para darles una batería de consejos para ayudarles tanto a “vender desde el papel” como para vender a la hora de la presentación.

Después de varios años haciéndolo, ¿cuáles son tus conclusiones?

De entrada, debo decir que no volvería al sistema anterior. La primera conclusión, no pedagógica, es que las tutorías me han permitido conocer a los estudiantes en primera persona, pasar un rato con ellos, y noto que ellos lo agradecen. Es un muy buen colofón como cierre del programa y seguramente generará un buen recuerdo en ellos, ya que es un acto amable que yo también disfruto.

La formación online tiene una gran cantidad de ventajas, pero debemos buscar constantemente fórmulas que incrementen la interacción con el estudiante y que a su vez sean asumibles por parte del profesor, ya que la interacción continua es una quimera. Otra conclusión importante es que este sistema me facilita un elemento más para la calificación, y es que las primeras impresiones recogidas a través del trabajo escrito pueden reafirmarse, pero a veces se modifican al alza o a la baja en función del feeling que me proporciona la defensa. Hay gente que destila una seguridad extraordinaria, en tanto que en ocasiones otros parecen desconocer los detalles de su propio trabajo… Por cierto, al hilo de esto, cuando en la revisión de su trabajo “en papel” tienes una duda, no tienes “a quién preguntarle”, y puede hacerse tedioso reorientarse y seguir el hilo (somos humanos). Durante la defensa por Skype tienes presente a la fuente que todo te lo puede aclarar… Por último, el hecho de “formar” a los estudiantes sobre cómo presentar una buena propuesta tanto desde el papel como posteriormente en vivo ante quienes vayan a evaluarla creo que puede ser un muy buen contenido transversal para los estudiantes, extrapolable a todos los programas, y algo que nos agradecerán de por vida.

¿Qué le aconsejarías a los otros profesores?

Que en la medida que puedan, se animen y lo prueben por una vez. No es nada difícil de coordinar, sólo es necesario calendarizar las defensas con tiempo (yo me las coloco todas en un fin de semana) y andar con ojo para que no se produzcan problemas derivados de los distintos husos horarios y, en especial, de los cambios de horario verano/invierno que llevamos a cabo en este país. Creo que les gustará. Siempre es más grato calificar el trabajo y la defensa que simplemente calificar desde el papel…


¿Qué te parece? Desde el departamento académico creemos que la práctica de Juan Luis es muy beneficiosa para los alumnos y os animamos a proponerles de vez en cuando realizar alguna defensa a través de herramientas como Skype. No hace falta que sea un proyecto final, quizás también podría extrapolarse al Caso Práctico de todo un módulo. ¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *