IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Esta cambiando el modelo de comida? Rapida o sana

Creo y estoy convencido que caminamos hacia un modelo mas sano y saludable de comida , aunque las franquicias de comida rapida siguen estando en auge y se siguen demandado cada vez que uno se reune con amigos y compañeros … [ leer más ]

Lo más leído

Acomodarse a corto plazo , el fracaso del medio largo plazo

6 noviembre, 2017, en Sin categoría por carlos sanchez alcoceba


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

A. Fallos que comete la marca.

Según la franquicia InmoHappy estos son los 3 principales fallos que cometen las marcas. No tiene nada que ver con el know-how ni con la experiencia. Tiene que ver con la obsolescencia. Veámoslo:

1. Los modelos ‘laissez faire’. Son modelos de negocio que funcionan por inercia, simplemente porque la economía va bien. Pero cuando las cosas vienen mal, no hay un modelo robusto detrás y se cae el negocio. Sectores como el inmobiliario, pueden llegar a “contagiarse” de la inercia que viva la economía. En época boyante, todas las inmobiliarias funcionaban. Ahora, muchas siguen siendo un buen negocio pero, con seguridad, hay que tener un modelo diferente al de antaño.

2. Modelos anclados al pasado. “Since 1950 o Desde 1950”. Lo que funcionó ayer no es seguro que lo siga haciendo mañana. No. No lo es. Quien presume de solera nos advierte que, probablemente, su final está cerca, pues los modelos de negocio suelen tener un ciclo de vida que se agota porque el mercado y los usuarios cambian.

3. No es una empresa, es un ministerio. Cuando las empresas crecen mucho, tienden a sobredimensionarse en estructura, departamentos, procedimientos y… en definitiva; en burocracia. Aquí debemos diferenciar ciertos casos o sectores. Por ejemplo; detrás de una farmacéutica, es normal que haya grandes estructuras creadas. Al fin y al cabo, factores como las patentes o las licencias constituyen una barrera de entrada para competidores. Pero pensemos en negocios locales. En retail. ¿Qué le aporta a mi pequeño negocio que una matriz tenga las mejores oficinas llenas de comités de dirección? La respuesta es: GASTOS. Al pequeño negocio le aporta gastos. Y lo hace menos competitivo frente a su competencia local.

B. Fallos que comete un emprendedor o franquiciado.

4. No medir las fuerzas económicas. Descapitalizarse es una causa habitual por la que muere un proyecto. Una empresa -habitualmente- cesa su actividad, no por falta de solvencia, sino de liquidez. Por eso es tan importante medir la inversión inicial, así como la estructura de costes fijos mensuales y el fondo de tesorería con el que se inicia un negocio para cubrir los primeros meses o incluso el primer año.

5. Introducción de mejoras. Si el negocio y la oferta comercial están creados, no debemos invertir tiempo en hacer mejoras. Aunque haya cabida para éstas. El objetivo de cualquier negocio es vender, vender y vender. Aquellas posibles mejoras que puedan identificarse, han de ser comunicadas a la matriz, quien se encargará de implantarlas, para que además, todas las delegaciones aprovechen sinergias y conocimiento de red. Introduciendo mejoras propias, un franquiciado inicia “su propia curva de aprendizaje” en paralelo a la aportada por la matriz. Y, habitualmente, lo hace de manera corto-placista y precipitada sumando los errores propios a los de la matriz.

6. Áreas de exclusividad demasiado grandes. Esta es una cuestión contraintuitiva. Pensamos que cuanto mayor sea nuestro potencial mercado, mayor éxito tendremos y, en realidad, suele funcionar al contrario. Muchos franquiciados, a la hora de la negociación, hacen hincapié principalmente en esta cuestión, luchando por agrandar el área de exclusividad inicial. Y en cambio, los efectos -cuando se accede a ello- son contraproducentes. Al duplicar el área de actuación, se duplica también nuestra competencia y se dividen nuestros recursos. Así de sencillo. Pensemos en una inmobiliaria o una clínica odontológica. Duplicamos el área, duplicamos el mercado, duplicamos nuestra competencia y, sin embargo, nuestros recursos son los mismos. Nuestro Plan de Marketing no abordará de manera eficiente todo el área, y nuestra estructura comercial estará diluida. El resultado final, contrastado; En lugar de ser uno de los mejores entre 10, seremos uno de los peores entre 20 competidores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

comentarios para esta entrada