IEBSchool - La Escuela de los Negocios y los Emprendedores

Contenido destacado del mes

Cómo planificar y crear tu content planning

Como cualquier estrategia empresarial, la estrategia de comunicación debe estar bien planteada y planificada desde el principio. No vale estar a la expectativa y dejarse llevar por lo que ‘caiga’ cada día. Y mucho menos esperar a que los contenidos … [ leer más ]

Lo más leído

Tags

Del tipómetro al teclado

28 septiembre, 2015, en Tipómetros por Alejandra Abad Larrañaga
Tags: , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

 

tipometro_prensa

El tipómetro se ha usado durante años para maquetar los periódicos

 

Si sois periodistas o diseñadores o publicistas y empezasteis la carrera en el filo del milenio, o antes, sabréis de que hablo y habréis reconocido esta imagen. Si no, aprenderéis mucho con este post sobre tipómetros y teclados.

Si pertenecéis al segundo grupo voy a empezar por explicaros qué es un tipómetro: se trata de una regla graduada en puntos tipográficos y cíceros que sirve (o servía) para comprobar la medida del cuerpo de la letra o de las líneas de composición de un texto. Se usa, por tanto, en la composición de revistas, periódicos, carteles, etc. O se usaba, mejor dicho, antes de que la tecnología revolucionara nuestras vidas.

A clase con tipómetro

Yo empecé la carrera en 2002, y en la asignatura de diseño ya trabajábamos con ordenadores y programas específicos de diseño de publicaciones. Pero, paralelamente, tuvimos que comprar y aprender a usar el tipómetro, diseñas y dibujar periódicos en formato sábana, hacer y rehacer cuentas para que las letras estuvieran en su sitio. Nunca comprendí la utilidad de aquella enseñanza, pues estaba bien segura (y acerté) de que cuando llegara a una redacción no vería tipógrafos encima de las mesas, si no teclados.
Y así fue, obviamente.

tipometro

Y es que, como bien explica Hikari en su blog, los antecedentes del tipómetro datan de 1737, cuando Pierre Simón Fournier, publicó un sistema duodecimal para la fundición sistemática de caracteres. ¿Cómo iba yo en 2002 a esperarme tener que trabajar con semejante instrumento?

Pero, afortunadamente, como indicaba, además del tipómetro en la carrera aprendimos a usar ratón y teclado. Para escribir, para dibujar, para hacer y retocar fotografías, para todo. Y sí, eso sí me sirvió, como podéis comprobar éste es hoy mi principal herramienta  no sólo de trabajo, si no también de estudio.

De hecho, no es casualidad que forme parte del título de este blog… aunque en ese caso, al menos, al tipómetro lo evolucioné a un bolígrafo.

 

Por si os interesa, os dejo un vídeo sobre el uso del tipómetro:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

comentarios para esta entrada